Evo Morales coincide con Mesa: "Puede haber guerra civil"

El líder del Movimiento Al Socialismo (MAS) afirmó que la crisis se explica por un movimiento "imparable" de liberación de los pueblos indígenas.

LA PAZ.- El líder del Movimiento Al Socialismo (MAS), Evo Morales, afirmó que la crisis boliviana responde a un movimiento "imparable" de liberación de los pueblos indígenas y, de no comprenderlo las autoridades, puede desembocar en una guerra civil.

Advirtió de que "si las clases dominantes no lo entienden o no lo toman en cuenta, esto puede desembocar en una guerra civil", en los mismo términos en que ha hablado el propio Presidente Mesa.

Aún así, defendió la vía democrática, hasta el punto de que, según dijo, "si no hubiera sido por el MAS, hace tiempo que habría habido armas" en las calles.


En su pequeño y modesto apartamento, ubicado en la segunda planta de un edifico de La Paz y que comparte con otro diputado de su partido, el líder indígena entregó su impresión sobre la problemática que afecta a su país.

En Bolivia, la nación más pobre y una de las más convulsionadas de Sudamérica, existe un proceso de "pre revolución", reflexionó Morales.

Y lo dice con verdadero conocimiento de causa, porque su partido, además de ser la segunda fuerza en el Congreso y la primera en las últimas elecciones municipales, es el principal impulsor de las manifestaciones callejeras iniciadas hace casi un mes y que han llevado el Presidente Carlos Mesa a presentar su renuncia.

Según Morales, las protestas en La Paz y la localidad aledaña de El Alto, que en las últimas jornadas se han propagado al resto del país, buscan "cambiar todas las políticas impuestas desde arriba y desde fuera".

Para el líder indígena, "el tema de fondo" del conflicto es "una rebelión frente al sometimiento y la explotación económica, la opresión política, y el alineamiento cultural".

"Hemos despertado y es un movimiento imparable. Vamos hacia la liberación", manifestó en alusión a la presión popular en las calles en demanda de la nacionalización del gas y el petróleo.

"¿Qué oriente y occidente?"

El jefe del Movimiento al Socialismo (MAS) cree que los otros dos asuntos que se reclaman, la convocatoria a una Asamblea Constituyente y un referéndum autonómico, han sido malinterpretados.

"Frente a la Asamblea Constituyente, que es una propuesta que forma parte de una agenda nacional, la oligarquía cruceña quiere imponer una agenda departamental con el tema de la autonomía", dijo en referencia al empresariado del pujante departamento de Santa Cruz.

Nacido hace 45 años en la pequeña comunidad andina de Orinoka, en Oruro, este hombre soltero y con dos hijos, que vive rodeado de pasquines del MAS y de la Whipala, la bandera tricolor de la nación andina, rechazó el análisis de que la actual crisis boliviana es respuesta a "una confrontación entre oriente y occidente".

"¿Qué oriente y occidente? Es entre ricos y pobres", aclaró el líder cocalero.

Los grupos más pudientes están "concentrados ahora en Santa Cruz", la región con mejores índices económicos del país, y "hablan de la autonomía, simplemente para acaparar estas riquezas", dijo.

"¿Por qué durante el auge del estaño en el occidente, estos señores no pedían autonomía?", se preguntó en alusión al esplendor de las zonas mineras del altiplano andino y su posterior declive.

El líder campesino identificó a "los autonomistas de hoy" con "los centralistas de ayer", aquellos "que han dicho: antes de que los indios gobiernen, queremos dividirnos".

Según el legislador socialista, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional son también responsables de la crisis porque "imponen políticas de hambre y miseria, de saqueo y privatización".

La salida a la actual coyuntura pasa por "refundar la nación" mediante una Asamblea Constituyente que incorpore a los indígenas de manera efectiva en la conducción del gobierno.

La solución

"En el año 1825 no participamos en la fundación de Bolivia, pese a ser dueños absolutos de esta noble tierra", se lamentó al recordar que según el último censo, de 2001, el 62 por ciento de los bolivianos se declaran indígenas y el 63 por ciento son pobres.

Su idea de reformar la Constitución "es para unir a Bolivia" porque "el movimiento indígena no es excluyente, es incluyente", aclaró.

"Queremos gobernarnos nosotros mismos, no para someter a nadie ni para vengarnos de nadie, sino para que todos tengamos los mismos derechos", añadió.

El controvertido Evo Morales desmintió también que reciba apoyo económico de Venezuela y Cuba, países a los que calificó de aliados en la lucha contra el imperialismo de Estados Unidos.
EFE
Miércoles, 8 de Junio de 2005, 13:48
Comentarios mejor valorados en Internacional
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion