Ejército israelí comienza desalojo de dos colonias de Cisjordania

Con el desmantelamiento de éstas terminará el plan de retirada de las 21 implantaciones de Gaza y de cuatro de Cisjordania puesto en marcha por Ariel Sharon.

COLONIA DE HOMESH, Cisjordania.- Soldados y policías israelíes irrumpieron a primera hora de la mañana de hoy en las colonias de Sanur y Homesh, al norte de Cisjordania, para evacuar a sus habitantes y a cientos de militantes que se oponen a la retirada de estos asentamientos.

Con el desmantelamiento de estas colonias terminará el plan de retirada de las 21 implantaciones de Gaza y de cuatro de Cisjordania puesto en marcha por el Primer Ministro israelí Ariel Sharon.

En Homesh, una pequeña colonia situada en lo alto de una colina, la policía fue recibida con una barricada en llamas en el portón principal, que fue echado abajo por una excavadora.

"Entre 900 y 1.200 militantes radicales" se han atrincherado en esta colonia, donde la mayoría de habitantes abandonó la implantación en los últimos días, según portavoces militares.

Los jóvenes activistas arrojaron aceite en las carreteras de acceso para frenar el avance de las fuerzas del orden, intentaban deslumbrarlos con espejos desde los tejados y esperaban a los soldados en casas especialmente preparadas para resistir.

A la entrada, Limor Harmeleh aguardaba a los soldados. La joven se convirtió en un símbolo de la colonia desde que su marido fue muerto a tiros a la entrada del asentamiento cuando ella estaba embarazada de su primer hijo.

"Mira a los ojos a mi hijo, cobarde, y dile que tenemos que marcharnos", increpa la mujer a un soldado. Los militares, con chalecos antibalas, cascos y unos bastones de madera, temían que hubiera incidentes violentos en varias de estas viviendas, donde los activistas podrían haber escondido armas, explicaron portavoces militares.

"Hemos dicho a los jóvenes que no se puede levantar la mano contra nadie y menos contra nuestros hermanos los soldados. Son los límites de la Tora (sagradas escrituras judías) y hay que respetarlos", declaró el rabino uruguayo Daniel Stawsky.

Mientras tanto, las excavadoras retiraban los últimos obstáculos de las calles y los soldados comienzan a ir casa por casa para anunciar los habitantes que tienen que abandonarlas en las próximas horas.

En Sanur, donde quedan una treintena de familias, los militantes se encerraron en una antigua comisaría y en la sinagoga mientras centenares de agentes, la policía montada y guardias de frontera invadían las calles.
AFP
Martes, 23 de Agosto de 2005, 05:00
Comentarios mejor valorados en Internacional
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion