Juicio a Saddam Hussein desata pasiones encontradas entre los iraquíes

Decenas de manifestantes chiitas exigieron la pena de muerte para el ex dictador mientras los "fieles" al ex gobernante protestaron contra un proceso que consideran "injusto".

BAGDAD.- El comienzo del juicio contra el ex dictador Saddam Hussein desató este miércoles encendidas pasiones entre los iraquíes que exigen verle ahorcado como castigo por las víctimas de Dujail y otros que protestan por un proceso "ilegal e injusto" al que aún consideran "su presidente".

En Dujail, decenas de manifestantes chiitas se lanzaron a las calles con fotos de sus familiares, víctimas de la matanza de 1982 perpetrada por las fuerzas del ex dictador iraquí, exigiendo la pena de muerte para Saddam Hussein.

Mientras tanto, los "fieles" al ex presidente iraquí se manifestaban en el "feudo" sunita de Tikrit en protesta contra "el gobierno traidor" y "los agentes del extranjero".

En Bagdad, por su parte, se vivía con gran expectación el juicio, a la espera de cualquier noticia procedente de la sala del Tribunal.

"Amamos a Saddam. No es culpable de los crímenes de que le acusan. Pido a Dios que el tribunal no sea duro con él. Ojala que el veredicto sea justo", declaró una joven cristiana de la capital iraquí, que quiso mantener su anonimato, mientras seguía el juicio por televisión en su apartamento.

Esta opinión no fue compartida por uno de sus vecinos, Abu Mohammad al-Azzaui, un funcionario jubilado que expresó su deseo de que Saddam "sea colgado, él y sus acólitos".

Sin embargo, al-Azzaui señaló que "antes de ejecutarlo, hay que hacer que devuelva el dinero que robó porque ese dinero está financiando a los terroristas".

El comerciante Ahmad al-Saadi compartió la opinión del jubilado. "Espero con impaciencia el día en que él (Saddam Hussein) será colgado. El asesinó a tantos inocentes...".

En las calles de la capital iraquí se notaba gran movimiento alrededor de los kioscos de prensa, en un intento de hojear los títulos de las primeras páginas de los diarios, mientras las divisiones se dejaban sentir igualmente.

"Si Saddam Hussein es ejecutado, entonces todos los dictadores árabes tendrían que serlo. El no era el peor pero le corresponde a la justicia zanjar el tema", dice un profesor, Raed Ishan.

Un ciudadano de la "fortaleza" sunita de Faluya, de paso en Bagdad, no pudo reprimir su indignación por un juicio que consideró "un error y una injusticia".

"El presidente de un país no puede ser juzgado en su país por sus enemigos", explicó el hombre para quien Saddam Hussein es inocente del crimen por el que está siendo juzgado.

Para el habitante de Faluya, que quiso conservar también su anonimato, "lo que Saddam hizo lo hizo en el ejercicio de sus funciones, porque como presidente tenía que proteger a su país y su poder".

Saddam Hussein y siete altos cargos de su régimen comparecen a partir de este miércoles ante la justicia por la matanza de 143 habitantes de Dujail perpetrada en 1982 por el cuerpo de élite de la Guardia Republicana después de un ataque llevado a cabo contra el convoy presidencial en esa localidad chiíta al norte de Bagdad.

"Saddam es responsable de todo lo que nos ocurre, la ocupación, el terror en el que vivimos y la miseria. Es suficiente. Es necesario que ésto acabe", concluyó Abu Ahmad Darraji antes de abrir su pequeña tienda en Bagdad.
AFP
Miércoles, 19 de Octubre de 2005, 08:10
Recomienda esta noticia a tus amigos.
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion