Stephen Hawking considera más fácil entender universo que a las mujeres

El científico sigue dando que hablar en su visita a China, donde aseguró hoy que la ciencia se está acercando a responder las preguntas claves como '¿por qué estamos aquí?' o '¿de dónde venimos?’.

17 de Junio de 2006 | 10:47 | EFE
HONG KONG.- El científico británico Stephen Hawking ha pasado esta semana como una verdadera estrella de rock por Hong Kong, donde ha tenido tiempo para explicar la revisión de su Teoría del Todo y de ironizar sobre el universo, cuyo origen considera más fácil de entender que a las mujeres.

Desde que llegó a la ciudad china, el pasado lunes, Hawking se ha mostrado un hombre feliz y lleno de optimismo. El científico explicó a una audiencia enmudecida de casi 2.000 personas en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong, que "nos estamos acercando a responder preguntas como '¿por qué estamos aquí?' o '¿de dónde venimos?".

Y allí mismo reconoció que sus ambiciones en la vida son precisamente conocer cómo empezó el universo, qué ocurre dentro de los agujeros negros, cómo podrán sobrevivir los seres humanos dentro de 100 años y... llegar a entender a las mujeres.

Sin duda un bromista irredento, a Hawking no lo ha vencido ni la enfermedad de Lou Gehrig, que le tiene confinado en una silla de ruedas desde su juventud, ni la presión divina, ya que relató que el Papa Juan Pablo II le pidió una vez que no intentase bucear entre los orígenes de las galaxias, pues eso era sólo una cosa de Dios.

"No me gustó el pensamiento de poder ser entregado a la Inquisición como Galileo", contó a través de su sintetizador de voz, que se ha convertido en su seña de identidad incluso dentro de la serie de dibujos animados estadounidense "Los Simpson".

Como se niega a que su condición física le limite su tarea intelectual, el autor de "Breve historia del tiempo" ha dicho estos días en Hong Kong que "no puedes permitirte estar discapacitado en espíritu a la vez que físicamente".

"La vida es una cosa maravillosa y hay tantas cosas por hacer", recordó.

"La raza humana necesita un desafío intelectual. Debe ser aburrido ser Dios, y no tener nada que descubrir", comentó.