Famosos de Hollywood apoyan huelga de hambre contra guerra en Irak

El ayuno es el último intento del movimiento antibélico estadounidense para atraer a la opinión pública norteamericana.

03 de Julio de 2006 | 19:54 | AFP
WASHINGTON.- La militante pacifista estadounidense Cindy Sheehan y varias celebridades de Hollywood como los actores Dick Gregory, Susan Sarandon y Sean Penn, lanzaron un movimiento de protesta con una huelga de hambre a fin de obtener el fin del involucramiento militar norteamericano en Irak.

Mientras los estadounidenses preparan sus parrillas de asado para las celebraciones patrióticas del Día de la Independencia el 4 de julio, los manifestantes antibélicos se reunieron frente a la Casa Blanca para disfrutar la última comida antes de iniciar a medianoche el "Ayuno por los soldados en casa".

"Hemos marchado, hecho vigilias, cabildeado en el Congreso, acampado fuera del rancho (del presidente George W.) Bush, e incluso ido a prisión, (y) ahora es tiempo de hacer más", dijo Sheehan, quien emergió como un ícono antiguerra luego de perder en Irak a su hijo Casey, de 24 años.

La huelga de hambre es el último intento del movimiento antibélico estadounidense para atraer a la opinión pública norteamericana.

Además de Sean Penn y Susan Sarandon, la novelista Alice Walker y el actor Danny Glover se asociaron al ayuno "rodante", en el cual más de 3.000 militantes en 18 países se comprometieron a no comer durante por lo menos 24 horas, antes de pasar la posta.

La protesta se organiza en momentos en que sondeos difundidos el viernes mostraron que sólo 33% de los estadounidenses aprueban el manejo de la guerra.

Pese a ello, y a que muchos estadounidenses están escépticos del liderazgo militar de Bush, las protestas en favor de la paz no han captado el interés masivo como durante la guerra de Vietnam.

"Siempre hemos tenido divergencias sobre el real costo de la guerra desde el comienzo", dijo Meredith Dearborn, del grupo de derechos humanos Global Exchange, al explicar la debilidad de las protestas contra la guerra en Irak.

Aunque 2.526 soldados norteamericanos han muerto desde la invasión conducida por Estados Unidos en Irak en 2003, de acuerdo a un recuento de la AFP basado en cifras del Pentágono, el impacto de estos decesos raramente ha dominado los titulares de prensa.

Si bien no es inusual ver a veteranos o amputados de la guerra de Irak en un aeropuerto, por ejemplo, o reportajes de periódicos sobre las horribles heridas causadas por bombas puestas en los caminos en Irak, Estados Unidos raramente se siente como una nación en guerra.

"Hemos hecho todo lo que podíamos pensar para detener esta guerra, hemos protestado, realizado marchas, vigilias (...) cabildeamos, escribimos cartas al Congreso", insistió Dearborn.

"Ahora es tiempo de llevar a casa el dolor y el sufrimiento de la guerra. Vamos a poner nuestros cuerpos en la línea de la paz", agregó.

Quizás la única vez que el movimiento antibélico capturó la cobertura de los medios fue en agosto de 2005, cuando Sheehan y sus seguidores ocuparon un campo fuera del rancho de Bush en Texas (sur), donde el presidente habitualmente permanece en el verano boreal.

La huelga de hambre será acatada por al menos cuatro activistas: Sheehan, el veterano comediante y pacifista Dick Gregory, la coronel retirada Ann Wright y la ambientalista Diane Wilson, que iniciarán un largo ayuno.

"No sé cuanto tiempo podemos ayunar, pero voy a hacer esto sin límite", dijo Wilson.

Aunque el movimiento antibélico está tratando esforzadamente de atraer la atención pública, algunos expertos creen que las protestas tienen poco impacto en los estadounidenses.

Por ejemplo, el profesor John Mueller, de la Ohio State University, argumentó en la revista Foreign Affairs en diciembre que sólo un aumento de las bajas estadounidenses podría erosionar el apoyo público al conflicto.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores