Cráneo de Janos Kadar fue robado desde cementerio de Budapest

La tumba del ex gobernante comunista fue profanada y sus restos sustraídos. La policía húngara destinó a diez detectives para aclarar el caso.

03 de Mayo de 2007 | 10:51 | EFE

Un policía busca rastros que puedan delatar a los responsables de la profanación.

AFP

BUDAPEST.- La opinión pública de Hungría se ha visto sorprendida por el robo del cráneo del ex gobernante comunista Janos Kadar (1956-1988) y la profanación de su tumba en Budapest, pues aún hoy es para muchos el político más popular del siglo pasado.


En la mañana de ayer los empleados del cementerio "Fiumei” descubrieron que la placa de mármol bajo la cual descansan los restos de Kadar y su esposa, había sido derrumbada.


La sospecha de que podía tratarse de una sustracción de los restos del famoso político fue confirmada hoy por los expertos forenses, quienes aseguraron que los desconocidos que profanaron la tumba se llevaron diversos huesos, incluido el cráneo de Kadar, así como la urna con los restos de su esposa.


Los partidos políticos del país y varias organizaciones civiles han tachado de vandalismo y barbarismo lo sucedido, pero no han faltado voces que opinan que un "criminal como Kadar" no tiene derecho de descansar en paz.


Kadar gobernó Hungría desde noviembre de 1956 -cuando las fuerzas soviéticas aplastaron la revolución magiar del 23 de octubre- hasta 1988, un año antes del fin del comunismo.


El ex secretario general del Partido Socialista Obrero Húngaro (MSZMP) y líder del país después del aplastamiento de la revolución de 1956, introdujo un duro régimen.


A su mano dura se atribuyen las condenas a muerte, en 1958, contra los principales dirigentes del levantamiento, entre ellos a su ex camarada Imre Nagy y al gran número de víctimas de las represiones posteriores a la revolución.


Por otro lado, desde la década de 1960, Kadar y sus seguidores elaboraron la llamada "apertura económica", una modificación del régimen que se conoció como "el comunismo gulash" y que convirtió a Hungría en el más libre de los países del bloque comunista existente entonces.


La popularidad de Kadar creció considerablemente en los años posteriores a su muerte y, según un reciente sondeo, el 70% de los húngaros considera que fue "el mayor político magiar del siglo XX", como lo recordó hoy el filósofo Miklos Tamas Gaspar.


La nostalgia hacia el político autoritario se alimenta con el recuerdo de que en su época, a diferencia de lo que ocurre hoy, la gran mayoría de la población contaba con trabajo y los precios eran estables.


Muchos magiares consideran que Hungría ahora vive los años del capitalismo salvaje.
Por otra parte, en el "Panteón del Movimiento Obrero", que se encuentra en el mismo cementerio donde está la tumba de Kadar, fueron pintadas frases anticomunistas, como "asesino y traidor no puede descansar en la tierra santa", fragmento de una canción del grupo de rock nacionalista "Karpatia".


La policía anunció hoy que ha creado un "grupo especial" de diez detectives para aclarar los detalles del caso.


Mientras, varias organizaciones de izquierda llamaron al gobierno socialdemócrata a actuar decididamente "contra los representantes de las ideas fascistas".


En un comunicado, el Partido Comunista Obrero, que se considera heredero de Kadar, pidió al Primer Ministro que establezca "las condiciones necesarias para poder reenterrar a Janos Kadar".


"El reentierro tendrá que realizarse en condiciones que no generen más tensiones políticas en el país", señaló Gyula Thürmer, presidente del citado partido.


Ésta no es la primera vez que la tumba de Kadar ha sido blanco de vandalismo, ya que en 2000 fue pintada de verde por una mujer mayor, quien acusó al ex secretario general de ser "el culpable por la muerte de centenares de jóvenes".

Ranking Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores