La identificación de un gen da una nueva esperanza para el tratamiento de la artritis

El hallazgo de investigadores ingleses puede llevar a un diagnóstico precoz de la enfermedad y posibilitar tratamientos más eficaces.

LONDRES.- La identificación de un gen que aumenta las probabilidades de sufrir un tipo de artritis especialmente grave puede llevar a un diagnóstico precoz de la enfermedad y posibilitar tratamientos más eficaces.

Los investigadores compararon el ADN de pacientes de espondilitis anquilosante con el de pacientes que no sufren esa enfermedad inflamatoria de las articulaciones entre las vértebras de la columna y entre la columna y la pelvis.

Según ese estudio, que se publica en el último número de Nature Genetics, las diferencias genéticas observadas entre los dos grupos son susceptibles de tratamiento con fármacos que están ya en fase avanzada de desarrollo.

Ese tipo de artritis afecta a uno de cada doscientos varones y a una de cada quinientas mujeres en Gran Bretaña y se manifiesta normalmente entre las edades de 15 y 35 años.

Un estudio implica en el desencadenamiento de esa enfermedad al gen IL23R, que se ha asociado ya anteriormente con la llamada enfermedad de Crohn, mal crónico autoinmune en el cual el sistema inmunológico del individuo ataca su propio intestino y produce inflamación.

Según Michael Brown, de la Universidad de Oxford, la identificación de ese gen es un paso importante porque hace concebir esperanzas de que esa artritis pueda tratarse con fármacos ya existentes.

"Un tratamiento para la enfermedad de Crohn que inhibe la actividad de ese gen está ya en fase experimental con paciente y resulta una terapia muy prometedora para la espondilitis anquilosante,” explica Bron.

El director del equipo investigador, Lon Cardon, del Centro de Investigaciones sobre el Cáncer Fred Hutchinson, de Seattle (EEUU), la artritis coincide muchas veces con la enfermedad de Crohn y el descubrimiento de ese gen puede ayudar a encontrar la causa.

"Clínicamente, las dos enfermedades suelen coincidir: las personas que padecen esa enfermedad inflamatoria del intestino tienen también mayores probabilidades de sufrir espondilitis anquilosante,” afirma Cardon.

Según el científico, “un gen, el IL23R, es el eslabón genético que arroja nueva luz sobre esa coincidencia.”

Si el tratamiento para la enfermedad de Crohn destinado a inhibir la actividad de ese gen demuestra que no tiene efectos nocivos en los humanos, puede también ayudar a los enfermos del citado tipo de artritis.

Mientras tanto, los científicos han identificado en ratones de laboratorio un gen que regula la duración de la vida en los mamíferos, señala el diario “The Independent.”

Los experimentos llevados a cabo por un equipo del Centro para la Investigación del Envejecimiento del University College de Londres indican que los ratones sin el gen IRS-1 vivían un 20 por ciento más que los portadores del gen.

La manipulación de ese gen puede servir un día para prevenir fenómenos relacionados con el envejecimiento y enfermedades ligadas a ese proceso como el Alzheimer o el cáncer.
EFE
Lunes, 22 de Octubre de 2007, 05:04
Comentarios mejor valorados en Internacional
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion