Informe sobre la guerra contra Líbano atribuye "amplios y graves" errores a Israel

Según la comisión investigadora, el conflicto no logró el objetivo de liberar a los dos soldados israelíes capturados por Hezbollá, así como tampoco desarticular a la milicia liderada por Hassan Nasrallah.

30 de Enero de 2008 | 16:25 | DPA

JERUSALÉN.- La investigación oficial sobre la guerra librada en Líbano en 2006 acusó hoy al gobierno del Primer Ministro Ehud Olmert y a la cúpula del Ejército israelí de haber cometido "amplios y graves" errores durante la operación, que concluyó sin una "clara victoria" pese a su superioridad militar.


"Hemos encontrado graves fallos en el proceso de decisión de la cúpula política y militar", dijo el presidente de la comisión de investigación, el juez retirado Eliyahu Winograd, al presentar ante la prensa en Jerusalén su esperado informe final, considerado crucial para el futuro político de Olmert. En general, Winograd consideró que la guerra fue una "oportunidad desperdiciada".


La contienda contra Hezbollá, en la que murieron 1.200 personas -unas 160 por parte israelí-, tuvo lugar entre el 12 de julio y el 14 de agosto de 2006, y fue lanzada por Israel después de que la milicia chiita capturara a dos soldados israelíes, de los que sigue sin haber señales de vida.


La operación tampoco consiguió su otro objetivo principal: el de desarticular al grupo liderado por Hassan Nasrallah, quien desde entonces no desperdicia ninguna intervención pública para ridiculizar a Israel.


La comisión de investigación fue convocada en las semanas que siguieron al fin de la guerra, en vista de las demoledoras críticas registradas en Israel a la cúpula israelí. Los otros dos principales responsables de la intervención además de Olmert, los entonces ministro de Defensa y jefe del Estado Mayor, Amir Peretz y Dan Halutz respectivamente, ya no se encuentran en esos cargos desde hace meses a consecuencia de su actuación durante el conflicto.


En el documento de 500 páginas, Winograd y los otros cuatro miembros de la comisión criticaron especialmente una operación de tierra a gran escala lanzada apenas 60 horas antes de que entrara en vigor el alto el fuego decretado por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en su resolución 1701. Según el informe, dicha operación, en la que murieron 33 soldados, "no consiguió ningún resultado militar".


Antes de dar a conocer los detalles del informe, Winograd entregó el documento Olmert, quien desde hace días se ve sometido a una creciente presión política.


Tras la presentación del informe, el partido derechista Likud de Benjamin Netanyahu, exigió nuevamente la dimisión del Primer Ministro.


De todas maneras, Winograd aseguró que el documento no incluye "conclusiones personales" en las que se obligue a Olmert u otros responsables políticos y militares a renunciar. No obstante, el juez retirado dejó claro que eso no quiere decir que "no existan responsabilidades" en lo ocurrido.


En una primera reacción, según medios israelíes, la oficina del Primer Ministro se mostró "optimista" y "satisfecha" por los resultados del informe. Allegados a Olmert aseguraron que éste se mostró "muy aliviado".


Ante la inminente presentación del informe, miembros del Kadima, su partido, habían reiterado además que el político no dimitirá a causa del informe.


"El Primer Ministro está firmemente decidido y ninguna presión será capaz de perturbarle", afirmó anoche el ministro de Finanzas, Roni Bar-On, quien descartó la posibilidad de que se convoquen elecciones anticipadas. Varios ministros del Kadima expresaron hoy en entrevistas su apoyo a Olmert.


El ministro de Defensa y presidente del Partido Laborista, Ehud Barak, no descarta desde hace meses la posibilidad de abandonar el gobierno, con lo que Olmert perdería la mayoría necesaria para permanecer en el poder. Según versiones de prensa, Barak no reaccionará inmediatamente al informe, sino que lo leerá con calma y decidirá en los próximos días sobre su actuación.

Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores