China construye supuesta base secreta de submarinos nucleares

El diario "The Daily Telegraph" comenta que podría tratarse de un claro reto al poderío norteamericano en el Pacífico.

02 de Mayo de 2008 | 05:41 | EFE

LONDRES.- China ha construido en secreto lo que se supone es una gran base destinada a submarinos nucleares, en lo que podría constituir un claro reto al poderío norteamericano en el Pacífico, informa hoy el diario "The Daily Telegraph".


El periódico publica fotos obtenidas mediante satélite de un gran puerto que podría acoger una decena de submarinos dotados de misiles balísticos nucleares, así como portaaviones.


Las imágenes, obtenidas por la compañía comercial de satélites "DigitalGlobe", proceden de la revista de defensa "Jane’s Intelligence Review".


Los analistas de esa revista sugieren que la base, situada en Sanya, en la punta sur de la isla de Hainán, permitiría una aproximación táctica de los submarinos nucleares chinos al territorio estadounidense.


Algunas de las imágenes obtenidas muestran numerosos buques de guerra amarrados y hasta once entradas a una red de túneles excavados en las colinas próximas a la base.


Algunas fuentes creen que esos túneles podrían llevar a cavernas capaces de ocultar a los satélites espías hasta un total de 20 submarinos nucleares.


El Ministerio norteamericano de Defensa cree que en 2010 China puede tener operativos hasta cinco submarinos nucleares 094, cada uno de ellos capaz de transportar 12 misiles nucleares Jl-2.


Según Christian Le Miere, director de "Jane's Intelligence Review", el complejo descubierto gracias a los satélites indica que Beijing "quiere ejercer un mayor control sobre la región".


"Es un reto a cualquier potencia hegemónica y en especial a Estados Unidos, que sigue siendo la potencia dominante en la región", señala Le Miere.


Hasta ahora, China no ha explicado en público por qué ha decidido construir ese complejo y presenta la isla tropical de Hainan como una especie de nuevo Hawai, señala "The Daily Telegraph".


En sus playas se han construido hoteles en los que se alojan expatriados occidentales, turistas rusos y miembros de las nuevas clases medias chinas.