Familiares de "balserito" cubano exponen sus recuerdos en Miami

Hace 10 años, agentes federales estadounidenses sacaron por la fuerza a Elián González desde la casa de sus parientes y lo devolvieron a su padre.

MIAMI.- El último minuto que pasó el "balserito" Elián González en la casa de sus parientes en Miami, antes de ser sacado a punta de ametralladora para ser devuelto a Cuba, puede revivirse al ingresar en aquella habitación donde estaba recluido la madrugada del 22 de abril de 2000.


La foto que recorrió el mundo mostrando su cara de terror cuando lo abordó un agente armado de la patrulla fronteriza, más sus pertenencias, juguetes y recuerdos, están expuestos en esa casa como testigos de la larga batalla por retenerlo que perdió el exilio anticastrista de Miami contra el gobierno de la isla.


"Nunca más hemos hablado con él, ni una carta, ni nada, porque allá no lo dejan contactarse con nosotros" cuenta, Delfín González, el tío abuelo de Elián, que organizó esta especie de museo que reúne en tres habitaciones los días del balserito como refugiado en Miami.


En un clóset está su uniforme del colegio Lincoln-Martí y toda su ropa aún colgada. Sobre su cama reposan muñecos de peluche, y de pie un gran conejo Bugs Bunny. Dibujos y trabajos escolares realizados por niño están pegados en las paredes y por todos lados hay fotos donde se lo ve jugando o riendo.


También se exponen las portadas de las revistas "Time", "Newsweek" y otras publicaciones del mundo que reflejaron aquellos días con el rostro de Elián una de las más duras disputas políticas entre Miami y Cuba.


Delfín González, de 77 años, imprimió para recordar los diez años de la partida de Elián unas tarjetas con una imagen reciente donde se ve a su sobrino nieto con uniforme militar cubano.


"Esa foto es el día que juró como miembro de la juventud comunista", comenta con algo de resignación. "Eso es algo a lo que lo obligan. Allá a Elián lo usan como un símbolo de un joven que opta por quedarse en Cuba" agrega.


Elián, hoy con 16 años, fue centro de una dramática saga de siete meses (entre diciembre 1999 a junio de 2000) cuando su madre lo sacó clandestinamente de Cuba en una precaria embarcación que zozobró antes de llegar a la costa de Florida.


El niño, que tenía menos de 6 años, se salvó flotando con un neumático durante dos días y dos noches, pero su madre y otras 11 personas murieron ahogadas.


El menor, rescatado por un pescador, fue entregado a unos parientes en Miami, pero su padre, Juan Miguel González, pidió desde Cuba su devolución, apoyado por el gobierno de Fidel Castro.


El exilio cubano anticastrista buscó impedir por todos los medios que el niño retornara a Cuba, y convirtió el destino del balserito en una bandera "contra la opresión" y en "defensa de la libertad".


La justicia estadounidense desconoció en junio de 2000 el derecho de los parientes de Elián de retenerlo en Miami y ordenó que regresara con su padre, lo que requirió de un operativo militar para sacarlo de la casa ante la oposición a entregarlo y la presión que ejercían en contrario los sectores más duros del exilio cubano.


"Hicimos lo que creímos debíamos hacer: pelear por la libertad de un niño, que era lo que su madre quería y por lo que perdió la vida", recuerda Sylvia Iriondo, de la organización Madres y Mujeres Anti-Represión por Cuba (MAR), una de las decenas de entidades de exiliados que intentaron que Elián no se fuera de Miami.

AFP
Jueves, 22 de Abril de 2010, 15:14
Recomienda esta noticia a tus amigos.
Comentarios mejor valorados en Internacional
Buscar...
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion