Hincha sudafricana comprueba que las vuvuzelas sí dañan la salud

Tan emocionada estaba por el inicio del Mundial, que el viernes pasado Yvonne Mayer sopló sin parar una de las famosas trompetas. Al día siguiente tuvo que acudir al doctor.

JOHANNESBURGO.- La sudafricana Yvonne Mayer pudo comprobar empíricamente que las vuvuzelas no sólo son tremendamente ruidosas, sino que también pueden dañar la salud.


La mujer, quien trabaja en una mutualidad, necesitó tres días para recuperarse luego de que el viernes pasado, día de la apertura del Mundial Sudáfrica 2010, soplara con fuerza una de las famosas trompetas y resultara con su garganta herida.


Mayer participó en un concurso de vuvuzelas, tras el cual, junto a su marido, recorrió las calles de Ciudad del Cabo tocando la trompeta que los aficionados sudafricanos utilizan para animar a sus equipos.


Ya en la calle, la mujer empezó a sentir un fuerte dolor en la garganta. Sin embargo, cuando empezó el primer partido del certamen, en el que Sudáfrica y México empataron a uno, "me empezó a arder, me sentía enferma", explicó.


Al día siguiente, el médico se lo tomó a broma y le dijo que era su primer paciente lesionado por una vuvuzela, aunque también le hizo exámenes para descartar una eventual infección en la parte herida de su garganta.


Tras la experiencia, Mayer ahora tiene sus dudas sobre si volverá a tocar una vuvuzela.


Varias selecciones, aficionados extranjeros, y cadenas de radio y televisión han criticado las ruidosas trompetas, debido a que no permiten comunicarse en los estadios ni transmitir de manera fluida los partidos, sin contar con que podrían causar daños al oído.

EFE
Viernes, 18 de Junio de 2010, 10:54
Recomienda esta noticia a tus amigos.
Buscar...
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion