Alemania se despide del impopular copago sanitario

El gobierno de Angela Merkel aprobó hace dos meses la supresión del copago, implantado por su predecesor, el socialdemócrata Gerhard Schröder.

30 de Diciembre de 2012 | 07:15 | EFE

BERLÍN.- Alemania se despide con la entrada en 2013 del copago sanitario, una fórmula impopular entre el ciudadano y el sector médico, que fue introducida en 2004 para paliar el déficit de la Sanidad y moderar las visitas a los especialistas del hasta entonces mimado contribuyente alemán.

El gobierno de Angela Merkel aprobó hace dos meses la supresión del copago, implantado por su predecesor, el socialdemócrata Gerhard Schröder, por el que el ciudadano pagaba 10 euros por trimestre, adicionales a su cuota, por acudir a consultas médicas o dentistas.

La supresión entrará en vigor el 1 de enero, coincidiendo con el arranque de un año electoral en que Merkel aspira a su reelección, en las generales del próximo septiembre, lo que hizo que fuera tachada de oportunista desde las filas de la oposición.

La medida ha sido recibida con alivio general por el contribuyente común y también por los médicos, que con el régimen de copago se vieron obligados a asumir tareas burocráticas adicionales.

Los 10 euros se pagaban en la primera visita trimestral a una consulta, que además de extender el recibo correspondiente emitía los sucesivos volantes al paciente para cualquier otra cita, con cualquier médico, en ese mismo trimestre natural.

Alemania está en la órbita de los países de la UE en que la cuota de la Sanidad pública es compartida entre el trabajador y su patrono, en el caso de la población laboralmente activa, o del sistema social público, entre los desempleados o jubilados.

La cuota al seguro obligatorio se sitúa en el 15,2 %, algo por encima de la media comunitaria -un 14,4 %-, pero al contribuyente le queda al menos la compensación de estar entre los ciudadanos de la UE exentos del copago.

En la mayoría de los Veintisiete, los gastos médicos son compartidos entre los sistemas públicos, las aportaciones de las compañías privadas y los pagos directos de los pacientes, aunque en proporciones variables.

No vuelven los alemanes, en cambio, a su antiguo estatus de "mimados" por la Sanidad pública, ya que algunas de las prestaciones a que tuvieron derecho en el pasado -tratamientos dentales, gafas, lentes de contacto o medicinas alternativas- quedaron para siempre erradicadas de la lista de servicios a que tienen derecho.  

Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores