Falleció el novelista francés Frederic Dard

El escritor francés, creador de varios personajes de la literatura "negra", como lo denotan sus libros, una corriente mórbida y una filosofía pesimista recorría algunas de su obras, como "Alguien caminaba sobre mi tumba".

07 de Junio de 2000 | 18:50 | AFP
Frederic DardGINEBRA.- Frederic Dard, creador del popular personaje San Antonio, fallecido este miércoles en Ginebra, era considerado el escritor francés contemporáneo "más rebelde a las buenas maneras literarias" y fue autor de novelas vendidas en más de 200 millones de ejemplares.

Fredéric Dard, que amaba las palabras rebuscadas, forjadas, trabajadas, tuvo un destino poco común, bajo el doble signo de la fantasía y de la truculencia, personificadas en las investigaciones policiales del comisario San Antonio y su adjunto Berurier.

Dard nació en Bourgoin-Jallieu (sudeste de Francia), en 1921, de familia modesta. Sa abuela, que adoraba, le transmitió el amor por la lectura.

En 1941, en Lyon, publicó su primera novela, "Monsieur Joos".

A fines de los años 40 se instaló con su esposa y dos hijos en la periferia de París, donde en 1951 adaptó para el teatro "La nieve estaba sucia", de su ídolo Georges Simenon.

Al mismo tiempo, Armand de Caro, fundador de las ediciones "Fleuve noir", le propuso publicar cinco a seis San Antonio por año.

Su matrimonio fracasó en 1965 y Dard trató de suicidarse. Pero se volvió a casar cuatro años más tarde con Françoise de Caro, la hija de su editor, y escogió Suiza para vivir.

A fines de los años 70 se consagra el éxito de su San Antonio y de su acólito Berurier, que llegaron a ser tema de numerosas tesis en varias universidades.

Entre sus obras más leídas figuran "Concierto para portaligas", "Vuelo por encima de un nido de curnudo" y "Si mi tía tuviera".

A partir de 1981 comenzó a abandonar el universo codificado de la "novela negra" para interpelar a sus lectores con obras como "¿Hay un francés en la sala?", o "La vieja que caminaba en el mar", llevada al cine.

Dard era un escritor habitado por varios personajes y, como lo denotan sus libros, una corriente mórbida y una filosofía pesimista recorría algunas de su obras, como "Alguien caminaba sobre mi tumba".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores