Barquero, al Premio Nacional de Literatura

La Usach, bajo iniciativa del escritor Naín Nómez, presentó oficialmente el nombre del poeta Efraín Barquero al Premio Nacional de Literatura 2000 ¿Razón? "La relevancia y calidad literaria de la obra del poeta han sido reconocidas históricamente por sus pares y por el público en general", dice la carta de postulación.

22 de Junio de 2000 | 18:18 | El Mercurio Electrónico
SANTIAGO.- Hoy se presentó oficialmente al Ministerio de Educación la postulación al Premio Nacional de Literatura 2000 del poeta Efraín Barquero, quien meses atrás fue nominado al Premio Altazor por su trabajo "Antología", editado por LOM, sello que ha acogido la mayoría de sus trabajos.

El patrocinio de la postulación a este importante galardón corrió por cuenta de una institución académica, específicamente la Universidad de Santiago de Chile (Usach), bajo la iniciativa del escritor y amigo Naín Nómez.

Barquero (70 años) es considerado uno de los hombres claves de la lírica chilena del actual siglo, llegándose a catalogarlo de "imprescindible" en el ambiente literario.

Su reciente trabajo, "Antología", es una recopilación y síntesis de casi cinco décadas de labor poética, en que se incluye, además, textos inéditos como Bandos marciales y El poema negro de Chile.

Lo interesante del trabajo de Barquero es su entorno, bastante atípico para un hombre distinguido en las letras. Tuvo una infancia ausente de libros, a excepción de la Biblia, y en medio del olor y paisaje campestre que, no obstante, le entregó una sabiduría popular.

"Mis grandes temas son el hombre y su trabajo (...) En mi poesía siempre están presentes las palabras herramienta, semilla, miel, pan. El poeta es un trabajador más que debe dominar su oficio", dijo alguna vez a la revista Qué Pasa.

Tras un período universitario en Santiago, con cursos de castellano y filosofía, más muchas juergas nocturnas con Enrique Lihn y Jorge Teillier, el poeta enfila el rumbo con su mujer hacia la desembocadura del río Maipo, espacio que le permitió afinar su métrica y contenido.

A tal punto, que su máximo promotor al Premio Nacional de Literatura -Naín Nómez- escribe en el prólogo de "Antología" lo siguiente: "En la escritura de este poeta (Barquero), la liturgia invisible de nuestros actos más inocentes se transforma en un gesto voluntarioso de un ser humano condenado a purificar su condición degradada... porque sigue siendo un hombre meditando en el misterio de estar vivo".

Su trabajo previo a la recopilación fue "La mesa en la Tierra", que obtuvo el Premio Municipal de Poesía 1999 y el Premio del Fondo del Libro y la Lectura, al que siguió y sigue, por estos días, el desarrollo y término de "El poema en el poema", título del cual ha dicho: "Es como tomar conciencia de uno mismo en la poesía. Es indagar en el poema mismo, es decir, doblarlo hacia su propio revés, hacia el lado misterioso y oscuro".

Así es Efraín Barquero. Hombre silencioso, que rehúye de las multitudes, salvo cuando ingresa al aula de la Usach a impartir sus cursos. O cuando se reúne con los pocos pares de la generación del 50, pues la mayoría ha muerto, y sólo le queda observar y hablar de los poetas actuales: "Con la pura razón no se puede hacer poesía. Hay que tener, también, un poco de inocencia, porque de lo contrario se transforma en algo frío y reseco".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores