Murió Sir Alec Guinness, leyenda del cine británico

La vocera del actor de cine y teatro británico, señaló que Guinness "murió totalmente en paz" el sábado por la noche, aunque declinó referirse a las causas del deceso.

06 de Agosto de 2000 | 23:44 | DPA
LONDRES.- El actor británico de cine y teatro Sir Alec Guinness falleció a los 86 años en un hospital de Midhurst, en Westsussex, Gran Bretaña, según confirmó esta madrugada (local) su portavoz, Jenny Masding, en Londres.

La vocera señaló que intérprete "murió totalmente en paz" el sábado por la noche, aunque declinó referirse a las causas del deceso. Sin embargo, los diarios británicos señalaron que el artista sufría cáncer desde hacía varios años.

Sir Alec Guinness Hace dos meses, el ganador del Oscar por su rol en "El puente sobre le río Kwai" (1957) había asistido a un servicio religioso en honor del legendario actor de teatro Sir John Gielgud, fallecido en mayo y a quien Guinness le debía sus primeros papeles teatrales importantes.

Sir Alec había ingresado en el hospital el jueves pasado.

Luego de Gielgud y Sir Laurence Olivier, Guinness fue considerado durante muchos años el más grande actor británico.

Su carrera fílmica y teatral se extendió unas seis décadas. En 1959 recibió el título noble de Sir y en 1980 fue galardonado con un Oscar honorario por su trayectoria.

Las generaciones más jóvenes lo conocieron mejor por su papel de Obi-Wan Kenobi en la saga "La guerra de las galaxias", un rol que le valió una nominación para la estatuilla dorada y que, sin embargo, el intérprete confesó haber aceptado sólo por el dinero. Según relató el propio Sir Alec en una ocasión, arrojaba las cartas de fanáticos que recibía por ese trabajo directamente a la papelera, sin abrirlas.

Otras de sus películas más conocidas fueron "Ladykillers" (1955), "The Lavender Hill Mob" (1952) y "The Horse's Mouth" (1958).

Guinness era considerado un maestro de la transformación, el "hombre de los mil rostros", cuya verdadera personalidad nunca llegó a ser conocida por el público.

"Intento creerme y vivir mis personajes, no más que eso", señaló una vez con su fuerte acento británico. "Nada en mí es ni remotamente interesante. Si intentara ser una superestrella me convertiría en un hazmerreír", sentenció.

Nadie hablaba de su vida privada. Junto con su esposa, la actriz y dramaturga Merula Salaman, con quien estaba casado desde 1938, Guinness vivía apartado en el condado del sur inglés de Hampshire. Su hijo, Matthew, también se convirtió en actor.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores