En Alemania inauguran museo con obras de Pablo Picasso

El nuevo centro ha quedado instalado en una antigua residencia aristocrática y un edificio anexo ubicados en el centro de la ciudad de Westfalia, con una superficie de exposición de 600 metros cuadrados.

07 de Septiembre de 2000 | 11:14 | EFE
MUNSTER, Alemania.- La extensa obra litográfica de Pablo Picasso protagoniza el nuevo museo dedicado al artista, que se inauguró hoy jueves en la ciudad alemana de Múnster, y se convierte en un auténtico viaje por su genio creativo y por las diferentes etapas de su imaginación.

"Para mí un cuadro nunca es un punto final, sino mucho más una feliz casualidad y un experimento", es una de las citas de Picasso que se recogen en las salas de exposición.

Y así es como deben entenderse sus sucesiones de litografías en las que un mismo motivo se va modificando, recibe tratamientos diferentes y responde, con nuevos colores y líneas, a los "caprichos" del artista.

"El toro" es la muestra más significativa de esa evolución: a lo largo de once imágenes, el animal que tanto significó en la vida y obra de Picasso comienza con su representación naturalista, se descompone en formas geométricas y finalmente se reduce a unas pocas líneas.

Esta serie, junto a las que dedica a "la mujer en la butaca" y a "las dos mujeres desnudas", corresponde a la segunda mitad de la década de los cuarenta, etapa en la que Picasso se sumergió de lleno en la litografía, en todas sus posibilidades.

"Mi padre corría muchos riesgos, tanto en lo que se refiere a las obras como a las técnicas", comentó Claude Picasso, quien asistió a la inauguración oficial.

De hecho, el hijo del artista asegura que aprendió de su padre en la imprenta de donde salían las litografías que "no se deben aceptar las cosas como vienen".

El Museo Gráfico de Pablo Picasso muestra toda la intensidad que éste puso en sus creaciones y las innovaciones que introdujo.

La famosa paloma que se convirtió después en el símbolo del congreso mundial de la paz de París en 1949 es buen ejemplo de ello: la luz de su plumaje reverbera y parece salir de la superficie gracias a la utilización de petróleo en la impresión.

Picasso 'arañaba' las placas de zinc y piedra que utilizaba, introducía nuevos productos, como las acuarelas o la gasolina, y mezclaba colores de forma inusitada, para llegar a donde quería.

Las 780 litografías que se encuentran en el museo, y que se mostrarán de forma rotatoria, constituyen la gran mayoría de piezas que Picasso creó con esta técnica.

A pesar de que el centro nace con pretensiones modestas, sus responsables, que esperan recibir 60.000 visitas anuales, insisten en destacar su especial valor, al haber conseguido reunir en sus paredes la totalidad de un aspecto de su obra.

Las impresiones han llegado a Múnster de la mano del diseñador gráfico Gert Huizinga, quien logró reunirlas gracias a su relación con el principal impresor de Picasso en París, Fernand Mourlot, y con una de sus amantes, Marie-Therese Walter.

Una fundación impulsada por cajas de ahorro y bancos de la zona se ha encargado de hacer realidad el proyecto, el primer museo Picasso de Alemania y el cuarto del mundo.

El nuevo centro ha quedado instalado en una antigua residencia aristocrática y un edificio anexo ubicados en el centro de la ciudad de Westfalia, con una superficie de exposición de 600 metros cuadrados.

Además del valor artístico de la colección, este museo puede interpretarse como un viaje por la vida privada del autor, por sus sentimientos y obsesiones. El mismo anotaba la fecha en la mayoría de las litografías para así conseguir una especie de diario íntimo en imágenes.

Las mujeres de su vida tuvieron especial importancia en su producción litográfica y en las nuevas salas pueden contemplarse series dedicadas a Francoise Gillot, a la que siempre mostraba de frente, y a Jacqueline Roque, representada de perfil.

Una de las series más importantes, "Mujer con pelo verde", surge de los celos. Después de que Henri Matisse le comentara que si tuviera que pintar a su amante Francoise la representaría con el cabello de ese color, Picasso decidió 'robarle' la idea.

En su obra gráfica también se descubre la relación personal o artística que el pintor malagueño mantuvo con otros creadores. Parte de sus piezas están dedicadas a recrear y modificar obras de otros pintores como Delacroix, Cranach el viejo o Ingres.

Lo importante en las litografías era, sin duda, experimentar y el museo de Múnster ofrece la posibilidad de acercarse a ese aspecto de la producción de Picasso, quien en su etapa final aseguraba, tal y como recoge otra de la citas, que "cada vez tengo menos tiempo y más cosas que decir".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores