David Lynch provoca escándalo en muestra en Nueva York

Me dijeron que podía hacer cualquier cosa que no fuera una obscenidad", dijo el propio director a la cadena "ABC", quien presentó una vaca con la cabeza cortada y sangrante inmersa en una vorágine de intestinos, durante una muestra en Nueva York.

11 de Septiembre de 2000 | 12:45 | ANSA
NUEVA YORK.- La administración municipal de Nueva York, que invitó al realizador David Lynch a participar en una singular reseña artística por las calles de esta ciudad, prohibió la insólita escultura de una vaca decapitada confeccionada en fibra de vidrio y firmada por el director de "Terciopelo Azul".

Lynch se encontraba entre los personajes de la Comisión de los Parques de la ciudad que abrió calles y plazas de Manhattan a la Cowparade, una exposición itinerante que alienta a los artistas locales a decorar estatuas de vacas, en inglés "cow", para exponer en espacios públicos y vender, a fines del verano, en subastas de beneficencia.

Fue así que en estos meses parques y veredas de la Gran Manzana, se vieron poblados por una variada serie de 500 de ellas, cerca del MOMA hay una vaca cubista titulada "Picowsso", vecina al Metropolitan se ve otra decorada como un sarcófago, "King Tutancowmon", y en las puertas de Wall Street otras vacas aparecen cubiertas de dólares.

En el extravagante espectáculo, que horrorizó a los puristas, David Lynch tuvo una vida difícil igual que los otros artistas: uno transformó su bovino en un judío hassídico, el otro se inspiró en el "sexgate" para una obra titulada "Monicow Lewinsky".

La cándida vaca con que se presentó a los organizadores Lynch tiene la cabeza cortada y sangrante inmersa en una vorágine de intestinos.

"Me dijeron que podía hacer cualquier cosa que no fuera una obscenidad", dijo el propio Lynch a la cadena "ABC.

Pero el realizador de "Wild at Heart", del que se dice que tiene un ratón muerto en la heladera para inspirarse, se enfrentó súbitamente con el espíritu censor de la Nueva York de Rudolph Giuliani.

"Trabajé cuatro días y una noche para este proyecto y al final mi vaca terminó en un depósito", dijo el director.

Recién ahora, después de meses de exilio, "Eat My fear", encontró lugar en una galería de arte de Manhattan, pero el Comisario de Parques, Henry Stern no vaciló al tomar la decisión.

Después de haber comparado la vaca de Lynch con el trabajo de Charles Manson, el asesino de la mujer del director Roman Polanski, Sharon Tate, invitó al director a volver a su primer trabajo, es decir, filmar una película.

"Estas vacas están destinadas a ser vistas por todos, incluso por los niños", declaró, "no se verá ninguna que luzca una esvástica o que haga actos obscenos en público", concluyó.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores