La agudeza y mezquindad política

25 de Septiembre de 2000 | 10:14 | Marcelo Cabello, El Mercurio Electrónico
SANTIAGO.- Uno de los factores claves en el golpe fue la postura de los partidos opositores y también de los que integraban la Unidad Popular, que confiaron -dice Mónica González, autora de "La conjura"- en la tradición constitucional, la ausencia de guerrillas y los acuerdos en las sombras con el derrotado candidato Jorge Alessandri.

Patricio Aylwin concluyó del libro que una de las causales del Once fue la división de los partidos de la Unidad Popular, ¿concuerda con ese comentario?

Croquis del suicidio de Allende, elaborado por peritos y médicos forenses."Aylwin apuntó a un tema que es crucial dentro de lo que es la reivindicación de Allende, que yo también la siento como necesaria ¿en qué sentido? Cuando hago este libro, me surgen interrogantes y cosas que se me habían olvidado. Por ejemplo, la impresionante mayoría de izquierda que tenía este país, cuando piensas que el 64% de los chilenos estaba por cambios absolutamente radicales, no de centro, a la economía, sociales, políticos, sumando los votos de Tomic y Allende, te das cuenta que la derecha era casi inexistente, con muy pocos parlamentarios, no tenía poder político. Entonces el plan de gobierno de Allende no era una locura, que se volvió loco, correspondía al desarrollo político-social de este país...".

¿Había una aprobación a la "vía chilena" al socialismo?

"Producto de ese desarrollo político, respecto de la institucionalidad democrática, en este país no había guerrillas como en otros países de América Latina. No entender cómo nuestra propia fortaleza democrática fue el mejor antídoto para los males mayores como la guerrilla. O sea, a diferencia de Paraguay, los tupamaros en Uruguay, los montoneros en Argentina, lo que pasó en Bolivia, en Brasil, en nosotros es tan fuerte la institucionalidad que la propia izquierda rechaza con violencia los focos guerrilleros y postula la vía chilena, pacífica, al socialismo".

...

"Sin embargo, ahí mismo viene el germen de la propia destrucción. Porque no hubo la agudeza, esa lucidez, para entender que una vez iniciado el proceso máximo de cambio se iban a desatar todas las fuerzas para asfixiar este proyecto. Porque era tan peligroso como eso, un proyecto que en vez de reivindicar la vía armada, reivindicaba la vía pacífica, era más explosivo en ese minuto de la Guerra Fría que el foco guerrillero. Concitaba el interés de la socialdemocracia, poderosa en Europa, el interés de los partidos más centristas de la llamada izquierda (...) No tuvieron la lucidez para darse cuenta de que lo único que cabía era la máxima unidad y los compromisos para afianzar lo logrado. Eso no se tiene y por lo tanto convierten a Allende en prisionero de la ansiedad revolucionaria".

Hubo una enorme mezquindad política, que incluso se aprecia en documentos de la DC en que se planteaba que la izquierda sólo puede llegar al poder por la vía armada...

"Pero es que era cierto. Si tú le dices a esa gente... finalmente lo que hace Allende es tomar la bandera, llevada por muchos años, por dirigentes. Todas las leyes sociales son obra de años, de años, de años, y lo más impresionante es que parlamentarios de la izquierda era gente que no había cursado estudios universitarios y, sin embargo, eran estudiosos, autodidactas, tenían una capacidad, había una responsabilidad en esos parlamentarios... que uno echa de menos".

¿Qué le hace pensar, entonces?

"Que cuando ves esa crudeza para decir si nosotros aceptamos esta oferta, jugosa, constitucional, que no es golpista, nosotros como Congreso tenemos la facultad de escoger al segundo, lo escogemos, este señor renuncia (Alessandri) porque se comprometió públicamente a eso y, por lo tanto, queda salvada la posibilidad de que se presente a la reelección. Y nos van a apoyar y tenemos asegurado el triunfo, y el segundo gobierno democratacristiano. Va a haber ingobernabilidad, porque vamos a tener el poder pero le estamos diciendo a la izquierda, olvídense de la lucha democrática, del voto, porque ese camino para ustedes está vedado. Jamás, por las buenas o por las malas, ustedes accederán al poder. Eso es crudeza, agudeza e inteligencia política".

¿Y cuándo hay mezquindad en las fuerzas políticas?

"La mezquindad es cuando el desastre está anunciado. No ser capaces de ponerse de acuerdo, en darse cuenta que estás a punto de llegar al abismo, y que la única posibilidad de parar el carro es decir pongámonos de acuerdo y hagamos un plan de gobernabilidad, que es lo que intenta Allende con el plebiscito".

La conjura, el libro que desnuda a los protagonistas del Once

La elección que gatilla el golpe

La injerencia de la CIA y Nixon

Pinochet: de converso tardío a líder
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores