Del Papa Juan Pablo II a Fidel Castro

Distintas personalidades se han cruzado en el camino, a ratos pedregoso, de Diego Armando Maradona. Su hábil zurda y sus caídas con la droga, lo han llevado a extremos como conocer al Sumo Pontífice y al líder de la revolución cubana.

03 de Octubre de 2000 | 13:40 | Marcelo Cabello, Emol.com
SANTIAGO.- Distintas personalidades se han cruzado en el camino, a ratos pedregoso, de Diego Armando Maradona. Su hábil zurda y sus caídas con la droga, lo han llevado a extremos como conocer al Sumo Pontífice y al líder de la revolución cubana.

Hay hechos históricos en la carrera de este retirado futbolista, como los mundiales de Italia y Estados Unidos, como hombres del balompié que le marcaron su carácter y su forma de mirar la vida. He aquí algunos párrafos de personajes que están en la biografía de Maradona:

Papa Juan Pablo II: "Sí, me pelié (sic) con el Papa. Me pelié porque fui al Vaticano y vi los techos de oro. Y después escuché al Papa decir que la Iglesia se preocupaba por los chicos pobres... Pero, ¡vendé el techo, fiera, hacé algo! Las tenés todas en contra, encima fuiste arquero. ¿Para qué está el Banco Ambrosiano? ¿Para vender drogas y contrabandear armas, como se escracha en el libro Por voluntad de Dios? Yo lo leí, no soy un ignorante. Y también estuve con el Papa, porque soy famoso".

Maradona alza la Copa Mundial de Fútbol de México 1986Ramón Díaz: "Yo no estoy chivo con Ramón Díaz. Y siempre se dijeron mentiras alrededor de nuestra relación (...) que yo le llené la cabeza a Bilardo para que no lo llamara al Seleccionado. ¡Un disparate, se les escapó la tortuga, fiera! (...) Durante la gira previa al Mundial de Italia, en Suiza, comenté que el único que nos podía salvar en ese momento, cuando nos faltaba gol y algo más, era Ramón Díaz".

Daniel Passarella: "Nosotros nos habíamos peleado en la concentración del América de México, en el distrito federal, donde vivíamos en la Copa del Mundo del '86 (...) Llegué quince minutos tarde a una reunión. Passarella les había llenado la cabeza (al plantel) y por eso decían que nosotros (Pasculli, Batista, Islas y Maradona) llegamos tarde por tomar falopa, y que esto (...) Le grité a Passarella... estos dos mil pesos de teléfono porqué nadie se hace cargo... y el número era de él, ¡hijo de puta! Ganaba dos millones de dólares y se hacía el boludo por dos mil. Eso sí que es tomarle la leche al gato".

Mundial de Italia: "Yo gocé muchísimo la eliminación de Brasil en el '90. Por Brasil no por Careca y por Alemao, que eran dos tipos que convivían conmigo en el Nápoli, que yo quería mucho y sabía que iban a sufrir... ¡No, por Brasil! Prefería que sufrieran ellos, mis amigos, y no mi país... Mi país, que goza ganarle a Brasil como no goza ningún otro triunfo futbolístico (...) Ellos le vendieron al mundo que sólo Brasil puede hacer el jogo bonito, el juego bonito... ¡Las pelotas! El jogo bonito también lo podemos hacer nosotros".

César Luis Menotti: "Si yo tuviera que elegir a un técnico para que me dirija, me quedaría con el Flaco Menotti. Por sabiduría... las cosas que él decía a mí me pasaban. Te hablaba y te quedabas mudo, y salías a la cancha y te sentías orgulloso de lo que intentabas hacer".

Dóping en Mundial de Estados Unidos: "Lo único que le pedí a Grondona, después, fue que tuvieran en cuenta de que no había intentado sacar ventajas, que me dejaran terminar mi último Mundial, por favor se lo pedí. No hubo forma: me dieron un año y medio por la cabeza, por tomar -sin saberlo- efedrina, lo mismo que toman los beisbolistas, los basquetbolistas... y lo peor es que yo ni me había enterado de que usé efedrina: yo jugué con mi alma, con mi corazón. Todo el mundo futbolístico sabía que para correr no hacía falta la efedrina".

Carlos Bilardo: "Es como un padre para mí. Alguna vez dije que me gustaría que mis hijas tuvieran sus principios. Fue decisivo para mi carrera (...) Eso sí: siempre tuvo una actitud que a mí nunca me gustó. Nunca dejó que ganaran plata los demás, los que estaban con él. Se le fue Pachamé, se le fue Echeverría... ¡y toda la plata para él! Y otra cosa: tampoco me quiso explicar por qué lo dejó a Valdano fuera del Mundial de Italia".

Fidel Castro: "Es una bestia que sabe de todo, y tiene una convicción que te permite entender, viéndolo nomás, cómo hizo lo que hizo con diez soldados y tres fusiles... Esto lo vengo diciendo desde aquel día (en que le regaló la gorra firmada): uno puede estar en desacuerdo por algunas cosas con él, pero, por favor, ¡déjenlo trabajar en paz! Me gustaría ver a Cuba sin bloqueo, a ver qué pasa".

Las (limitadas) confesiones de Maradona

Lo bueno, lo malo y lo feo del "Pelusa"
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores