Isabel Allende: "Me gustaría tener un pie en Chile"

La súper ventas chilena se refiere a "Retrato en sepia", su reciente novela ambientada en el siglo 19, cuya protagonista es la nieta de su clave personaje en "Hija de la fortuna". No escabulle hablar sobre el Chile actual, sus recuerdos, sueños y el problema de las drogas que afecta a sus hijastros.

23 de Octubre de 2000 | 19:25 | Marcelo Cabello, Emol.com
SANTIAGO.- Viene varias veces a Chile. Lo que pasa es que su periplo hacia la tierra de sus padres, seres queridos y amigos lo hace en forma privada. Esta vez, por razones editoriales, su regreso a Santiago se hizo público por una sencilla y productiva razón: Retrato en sepia es la reciente novela de Isabel Allende que se presenta este martes.

La súper ventas nacional está por unos días en "casa". Su diminuta figura, de mirada atrayente, se pasea entre un hotel santiaguino y el sur de Chile, dejando entrever serenidad y alegría, aunque su vida -la define- de "muy complicada" y su mente "está en blanco" para lo que viene literariamente.

Nos recibió amable en su habitación, al igual que en la despedida, no sin antes hablar de su nueva producción, una especie de saga de Hija de la fortuna, pero no de temáticas, sino de un salto generacional. De Eliza Sommer (abuela), la mujer que viaja a San Francisco en medio de la fiebre del oro, a Aurora del Valle (nieta), quien regresa a Chile en una búsqueda vital, fotográfica y de tremendos cambios sociales en las postrimerías del siglo 19.

¿Le preocupan las exitosas cifras de su anterior novela -400 mil ejemplares en España, 12 ediciones- para lo que ocurra con este nuevo trabajo?

"Nunca me planteo las cosas así, pues cada libro tiene sus propias necesidades. Ninguno de mis editores me lo ha planteado así (...) Cada libro es una idea nueva, y hay que inventarlo todo, ahora en este caso concreto hay una ligazón que se dio de una manera muy rara, porque Hija de la fortuna la encontraron con un final demasiado abierto o ambiguo y me llegaron cartas, me llamaron, hasta mi mamá... cómo que se quedaron colgados de la brocha y entonces me puse a pensar en escribir una segunda parte pero no me gustaba esa idea. Había que terminar la historia que quedó colgada...".

Eliza Sommers es la ligazón...

"Es la abuela en esta historia, pero quería que fueran libros independientes, y entonces cuando me puse a hacer la investigación histórica, había personajes de La casa de los espíritus y de Hija de la fortuna que se podían considerar y esa idea me fascinó, por eso hice un salto de generación y aparece la nieta (Aurora del Valle, que viaja de Estados Unidos a Chile a indagar sobre sus raíces y se interese por los cambios socio-políticos)".

La historia de ambienta a finales del siglo 19, ¿qué circunstancias le parecen atractivas para una protagonista femenina?

"Muchas. Las mujeres eran sometidas por cánones sociales, por el poder de la Iglesia Católica. Estaban condenadas a trabajar como esclavas si eran pobres, o enclaustradas, sin educación, esperando un marido y tener muchos hijos, si eran de clase alta. Cosas de ese tipo impactaban, entonces una mujer distinta era considerada loca, a veces las encerraban y otras veces lograban sacar la voz. Por ejemplo, el derecho a votar, no sólo para los ricos, los dueños de tierra, sino también para las mujeres y los pobres sin educación. También fue una época de guerras, un golpe militar, conflictos políticos".

¿Se inspiró en algún personaje histórico para dar vida a Aurora del Valle?

"No, lo que hice fue estudiar a las primeras fotógrafas -Aurora se apasiona por el flash y lo que ve en este país-. Leí muchas biografías, sobre fotografía también y sobre las mujeres que se dedicaron a ello, porque era un espacio aceptado en el terreno privado, pero sólo como un juego, no una profesión. No veían en ello alguna amenaza los que ostentaban el poder o los hombres".

Conceptos como histórico, fotografía y, por cierto, Chile. Agradable trilogía que conduce a la memoria, al recuerdo.

"Cada uno de mis libros responde a un momento de mi vida. Cuando yo era chica mi mamá se casó con un diplomático, por ende he estado en muchos lugares, aunque me siento chilena, pero no vivo aquí (...) Mientras más vieja se pone una, más vuelvo a lo primero en la vida. Más me gustaría tener un pie aquí, en Chile, que en California".

En "Retrato..." toca el Chile del siglo 19 ¿cómo ve el del 2000?

"Lo veo muy bien comparado con el resto de Latinoamérica. Yo creo que terminó la transición, por fin, bastante larga la transición. Se pueden decir cosas que antes no".

En una entrevista se refiere al tema de las drogas que afecta a sus hijastros, incluso habla de momentos cómicos...

"He vivido momentos felices y otros dolorosos, como el del año '92 cuando mi hija estaba enferma (dio frutos en el libro Paula). Fue de mucha tristeza, pero hubo momentos felices, cómicos, si no grabaras te podría contar algún momento cómico de la enfermedad de mi hija. Son cosas divertidas... nada es blanco y negro, hay cosas grises. En el drama, en la tragedia, cabe el humor".

¿Y por qué hacerlo público? Una suerte de sanación social e individual...

"Mira, estas cosas se saben de todas maneras, por el hecho de que se sepa, me siento muy fuerte, pues no hay por donde atacarme, si yo misma lo dije. Entonces que entre que me vengan a decir o lo digo, lo van a saber igual y es mejor que lo diga yo. Puede ayudar a otras familias (...) No he pensado en escribir sobre ello, todo tiene su momento".

¿Qué proyecto literario tiene en mente?

"Estoy en blanco, eso es lo que me tiene más fregada, porque no faltan más que dos meses para el 8 de enero (...) Tengo que tener una fecha para empezar porque mi vida es muy complicada. Tengo que tener una fecha para empezar y siempre espero hasta el 8 de enero en vez de escribir altiro otro (...) Estoy escribiendo un libro cada dos años, si contamos todos los libros que he escrito".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores