Nicanor Parra lamenta no poder asistir a homenaje madrileño

"Antipoesía y Cultura" es el principal punto del programa preparado en la Casa de América en su Semana del Autor dedicada a Nicanor Parra, inaugurada ayer martes y que se extenderá hasta mañana en Madrid, sin la presencia del autor, a quien la salud le ha deparado varias decepciones en los últimos meses.

25 de Octubre de 2000 | 07:09 | EFE
SANTIAGO.- El chileno Nicanor Parra, creador de la antipoesía, lamenta que su salud le haya impedido asistir en Madrid a una jornada de homenaje a su obra pero lo agradece en su estilo y sin quejarse de que en España hayan tardado en descubrirlo como un gran autor de la lengua castellana.

"Creo que hay que tener un mínimo de sentido común, y olvidarse del ego si es posible. Hay un dicho chileno o español que dice 'más vale tarde que nunca', de manera que yo no tengo más que palabras de buena crianza para los españoles", dijo a EFE el autor de "Poemas y Antipoemas".

"Antipoesía y Cultura" es el principal punto del programa preparado en la Casa de América en su Semana del Autor dedicada a Nicanor Parra, inaugurada ayer martes y que se extenderá hasta mañana en Madrid, sin la presencia del autor, a quien la salud le ha deparado varias decepciones en los últimos meses.

Parra no pudo asistir a fines de ese mes a su investidura como "Honorary Fellow Elect" (Miembro Honorario del Claustro) de Oxford, donde cursó un doctorado en Cosmología a comienzos de los 50. "Fui un estudiante irregular, estuvieron a punto de expulsarme por no ir a clases (...) me di cuenta de que Shakespeare me interesaba más que Newton (...)", explicó.

La salud también obligó al hermano mayor de la folclorista Violeta Parra, de 86 años, a suspender algunas actividades en Chile y también viajar a Nueva York, donde este mes asistiría a un encuentro sobre Antipoesía y Ecología.

Desde su lecho de convaleciente -fue operado hace una semana-, pero con buen ánimo, pues una lluvia nocturna disipó el polen que cubre Santiago en primavera y que para su condición de asmático es una tortura, el creador de "Meditaciones del Cristo de Elqui" subrayó que está en deuda con la España.

"Estoy en deuda con la Madre Patria./ Es un honor muy grande para mí/ y lo recibo con una lágrima en los anteojos./ Antes no sucedían estas cosas/ estoy en deuda con la Madre Patria./ Lo que quiero decir es lo siguiente:/ Vivo no me pondrán en el ataúd/ iré al cementerio por mis propios pies/ Y olé".

Con la esperanza de reaparecer en público el 22 de noviembre en unas jornadas de la Universidad Católica y/o en una exposición sobre sus "Trabajos Prácticos" que se inaugurará el 13 de diciembre en el Museo Nacional de Bellas Artes, Parra también hizo llegar a Madrid un "artefacto" titulado "EL QUIJOTE EN VERSO".

"En un lugar de la Mancha/ De cuyo nombre no quiero acordarme/ Etcétera, etcétera", dice el artefacto, que le sugiere varias reflexiones sobre la obra Cervantina.

"El primer verso es un octosílabo, y el segundo un endecasílabo, o sea que El Quijote está escrito en verso. Lo que hay que hacer es rediagramarlo", sentenció.

"En el primer verso está configurado Sancho. Ocho es el metro del habla popular española; en el segundo está configurado don Quijote. Endecasílabo italiano, el hombre leído del Renacimiento, que no es el hombre culto de la Edad Media. El metro medieval culto es catorce, alejandrino, es el Mester de Clerecía", explicó.

La relación entre octosílabos y endecasílabos le sugieren a Parra una nueva variante de un tema que le obsesiona: el enfrentamiento entre lo pedante y lo vulgar, entre Atenas y Esparta, entre El Superhombre y el Ultimo Hombre Nietzchenianos, en una relación dialéctica cuya síntesis debería ser, a su juicio, una mixtura entre ambos.

Según Parra, quien ya dio una respuesta fue Shakespeare -de quien es un destacado traductor- en el "Verso Blanco Shakespereano", que consiste en mezclar dos métricas, la del endecasílabo, "lo formal que viene desde Homero". Lo que hace Shakespeare es superponerle la métrica del habla.

"Eso es lo que se llama lenguaje dramático isabelino", precisó a EFE Nicanor Parra, para quien el enfrentamiento dialéctico entre el Superhombre (Atenas) y el Ultimo Hombre (Esparta) al que describe con los chilenismos "car'epalo", "car'erraja" o "rajachucha" se define actualmente en favor de este último.

"Los espartanos ganaron la pelea hasta el Renacimiento. En el renacimiento volvió el superhombre, pero ahora estamos en otra vuelta de la espiral y los que dominan la situación son de nuevo los espartanos", es decir, predominan los apotegmas -textos breves espartanos- y las obras completas no sobreviven.

"O sea, a lo más que podemos aspirar es a captar una que otra frase que sobrevive, pero los libros enteros no sobreviven. Tienen razón los espartanos, hay que conformarse con frases aisladas", precisó.

"Acabo de escribir una: Déjate de pavadas conmigo, che/ Déjate de pavadas conmigo che/ Huevadas", concluyó.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores