Filmes chilenos sobre relaciones humanas en Trieste

Las producciones chilenas "Mi famosa desconocida", de Edgardo Viereck, y "Coronación", de Silvio Caiozzi, se exhibieron en la sección competitiva del XV Festival de Cine Latinoamericano de Trieste. En 1990, Caiozzi ganó con "La luna en el espejo".

25 de Octubre de 2000 | 16:01 | EFE
TRIESTE, Italia.- Las relaciones humanas que desarrollan personajes básicamente solitarios son el hilo conductor de las tres películas proyectadas este miércoles en la sección competitiva del XV Festival de Cine Latinoamericano de Trieste.

Se trata de las producciones chilenas "Mi famosa desconocida", de Edgardo Viereck, y "Coronación", de Silvio Caiozzi, y la mexicana "Piedras verdes", de Angel Flores Torres.

Con ellas se ha llegado a la mitad de este festival dedicado al cine iberoamericano, que terminará el domingo próximo y que hoy contó, dentro del apartado de "Eventos especiales", con la proyección de "La verdadera historia de la primera fundación de Buenos Aires", una cinta perdida y recuperada años después, dirigida por el veterano realizador argentino Fernando Birri.

Después de dirigir siete cortometrajes, el chileno Edgardo Viereck debuta en el formato largo con "Mi famosa desconocida", una crítica con tonos humorísticos a la sociedad chilena contemporánea y al predominio de las apariencias sobre la honradez.

Para ello se vale de la historia de Adelina, interpretada por Patricia Guerra, que trabaja como asistente en casa de una familia de nuevos ricos de Santiago, que viven por encima de sus posibilidades aun a costa de ni siquiera pagar a la criada.

Cuando en un momento determinado se pone en duda su honradez, Adelina decide marcharse de la casa y empezar de cero, con una vuelta a sus raíces, que incluyen un retorno a su pueblo y a su antiguo novio.

Un tono decididamente dramático adquiere "Piedras verdes", del mexicano Angel Flores Torres, que cuenta la historia de Mariana (Vanessa Bauche), una joven adoptada por una familia acomodada después de la muerte de la madre y el abandono del padre.

Internada desde la infancia en colegios religiosos, la vida de Mariana da un nuevo vuelco cuando su padre adoptivo también fallece y ella entra en una espiral donde las drogas y la vida fácil no sirven para ocultar su orfandad, no sólo familiar, sino de afecto.

Un tono oscuro marca la película, aunque sin perder de vista que siempre existe una ventana a la esperanza.

La otra película chilena proyectada hoy, miércoles, a concurso es "Coronación", de Silvio Caiozzi, basada en la novela homónima del fallecido escritor José Donoso.

Vencedor en el Festival de Trieste en 1990 con "La luna en el espejo", Caiozzi aborda en esta ocasión el conflicto generacional y el paso del tiempo, gracias a Don Andrés Abalos (Julio Jung), cincuentón y heredero de una familia ilustre que, para cuidar a la anciana y senil abuela (María Cánepa) contrata los servicios de una joven campesina (Adela Secall) de la que se enamora.

El deterioro físico y mental de la anciana y el del propio linaje de los Abalos, frente a la juventud plebeya de la campesina, son el eje de la película.

El Festival de Trieste proyectó hoy también "La verdadera historia de la primera fundación de Buenos Aires", dirigida por Fernando Birri y producida por León Ferrari en 1959, año en el que participó en el Festival de Cannes.

La historia de esta película es curiosa, ya que en los años setenta, con el régimen militar argentino, Birri tuvo que exiliarse en Italia, mientras que la casa de Ferrari fue arrasada por los militares.

Ya en los ochenta, Birri pensó que no quedaban copias de su película, pero descubrió que un familiar había ocultado tres de los cuatro rollos de la única copia en positivo, mientras que en la devastada casa de Ferrari sólo se salvó un rollo, el que completa el largometraje, que recientemente ha sido restaurado con técnicas digitales.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores