Arqueóloga de la Música

30 de Noviembre de 2000 | 00:00 |
La soprano Magdalena Amenábar, recién distinguida con el Premio del Círculo de Críticos de Arte, ofrece hoy un concierto en que debuta tocando la cítara junto al Coro Sacramentino.



Uno de los recuerdos más nítidos de la infancia de Magdalena Amenábar es haber pasado mañana, tarde y noche en los camarines junto a su mamá, la actriz Eliana Simpson, integrante del Teatro de Ensayo de la UC. Esa vida la marcó para siempre y por eso no es extraño que en sus recitales el aspecto teatral sea un elemento central.

Con una década dedicada a la música antigua, lo que la convierte en una verdadera "arqueóloga" de este repertorio, la soprano acaba de obtener el Premio del Círculo de Críticos de Arte.

Hoy ofrecerá el concierto "Vox Mater", junto a Alma Campbell (clavecín y órgano), Nelson Contreras (viela y viola da gamba) y el Coro Sacramentino que dirige Verónica Silva. La presentación se realizará a las 20:30 horas, en la Parroquia San Francisco de Sales (Santa María 5.600).

Si el teatro tenía un lugar en su corazón, la música tampoco podía estar ausente. Su padre, el compositor Juan Amenábar, fue quien la impulsó a entrar a estudiar canto lírico "a regañadientes", según recuerda, ya que cantar le parecía algo demasiado natural. Luego de pasar por la U. de Chile, terminó sus estudios en la U. Católica, donde actualmente hace clases en la Escuela de Teatro. Ha integrado varios conjuntos de música antigua y ahora tiene su propio grupo, Voce Arcana, que crece o se reduce según el programa. También integra el dúo Sfera Armoniosa, junto al laudista argentino Daniel Ganum.

Cuenta que se interesó en la música antigua "porque la música inglesa renacentista me gusta mucho. En la U. de Chile tuve una profesora que me dio la opción de trabajar ese género y me quedé con la semilla. Entonces no pude abordarlo como corresponde, con instrumentos de época. Luego tuve la opción de trabajar con Calenda Maia, Ex Tempore y me invitaron a hacer un proyecto de repertorio medieval con el Estudio MusicAntigua UC. Así fue empezando una ola de interés por este universo. Me di cuenta que mi voz era adecuada para este repertorio y sobre todo para mi sensibilidad".

"Donde se juntan muy claramente el mundo del teatro y el musical es en la música barroca, cuya esencia es la manifestación de los afectos. La música del Renacimiento, aunque son otros los parámetros que revisa, tiene un tipo de afinación, de sonoridad, de melodía y un trabajo con el texto de una interioridad muy fuerte, que también lo tiene la música medieval".

- ¿Le ha costado mucho generar interés en el público por este repertorio?

"La música antigua tiene una llegada bien espontánea. Hay algo que produce una conmoción en el público. Me he preocupado de hacer espectáculos en que la gente entienda lo que ve, además de lo que le gusta por feeling natural. Por ejemplo, si estamos trabajando el mundo de Shakespeare, tratamos de ocupar esos textos, que están en un inglés antiguo, desde la mejor traducción que existe y abordarlos desde la teatralidad con una fuerza dramática que después se representa en el canto".

- ¿En qué consiste el programa del concierto Vox Mater?

"Hace muchos años estamos trabajando con el Coro Sacramentino, un grupo muy afiatado. Se nos ocurrió hacer un concierto respecto al tema de la madre universal. Le pusimos Vox Mater, porque trata de lo que se dice de la Virgen, que no es lo mismo que lo que dice la Virgen. Haremos una especie de retrospectiva desde el Medioevo hasta el Barroco tardío de Ave Marías, tomando compositores como Caccini, Pergolesi o de la época de Alfonso X El Sabio. Además voy, sutilmente, a "lanzarme a la vida" tocando una cítara que heredé. En realidad, no es un salterio que sería lo óptimo, pero es una cítara original del 1800 y con un diseño sacado de la época de los celtas".

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores