Los Miserables presentan nuevo trabajo

A pesar de que el nuevo disco "Date Cuenta" tiene en muchas de sus canciones sonidos netamente rockeros, los integrantes de esta banda nacional, que cumple diez años de vida, declaran que el fondo de su movida punk permanece intacta; en este albun está presente la crítica social y política, la lucha por los derechos de las minorías y un llamado a las generaciones más jóvenes "para que se den cuenta".

30 de Noviembre de 2000 | 22:30 | Loreto Flores, emol.cl
SANTIAGO.- Como el mejor disco de la carrera califica el vocalista de la banda chilena Los Miserables, el Amapola, el último albun del grupo titulado "Date cuenta". Mucha guitarra eléctrica, sonidos estridentes y una música con mucho sabor a rock acompañan a lo que ya es habitual en esta banda: la crítica social, el cuestionamiento a las clases políticas de la derecha conservadora, la pelea por lograr que se respeten los derechos de las minorías gays, de las mujeres y de los mapuches, son, entre otros, los temas más importantes de este disco.

A pesar de lo rockero que suenan las canciones de "Date cuenta", Los Miserables se apuran en aclarar que ellos siguen siendo y viviendo la doctrina punk.

-¿Qué significa esto?
-Siempre hemos sido punk. Lo que pasa es que ser punk es un estilo de vida, no es una moda, no es una forma de vestirse. Consideramos que la movida punk es una cosa social, hacer crítica social, hacer organizaciones sociales, ayudar a gente que tiene pocos recursos, ser solidario con las personas. Ser punk no es pegarse combos en la calle o pegarle al otro o ser xenofóbico.

"Date cuenta" es definido por los integrantes de la banda como un disco muy rockero y como el mejor musicalmente, tanto por la letra y la producción.

"Igual hay letras antiguas que son súper buenas, pero estas letras como que abarcan más la forma cotidiana, no hablan de peguémosle a los pacos o muerte a los milicos. Antes éramos así, pero ahora el disco es más abierto, ahora se habla de hartos temas, del maltrato animal, de la discriminación a la mujer. Hay un tema sobre los buitres, que es fascismo con nombre y apellido; la Caravana de la Muerte, un tema dedicado a Allende; también sobre la censura", dice el Amapola.

-Pero en lo musical ahora son más rockeros
-En lo musical tal vez ahora hemos cambiado. Ahora estamos más pesados, pero en la forma de pensar somos más punk que nunca y esto es lo que no entienden los cabros chicos ahora. Lo que pasa es que ser punk para el resto supone la música no más, es la cosa romántica. Pero, para nosotros, y los que partieron con nosotros en ese tiempo, es un estilo de vida.

-¿Y el público entiende el cambio?
-Lo entiende. La misma evolución musical ha hechos que se haya metiendo más gente en las tocatas, no sólo punky, hace muchos años que se meten universitarios, van hasta compadres que les gusta el hip-hop, el heavy, el power, trash, van de todas las tendencias, y van por algo que siempre nos han dicho que "ustedes a lo mejor musicalmente han cambiado, pero en la forma de ver las cosas y las letras siempre han estado igual, lo mismo". Esto es lo que nos ha hecho permanecer, porque si hacemos siempre lo mismo musicalmente, hasta a uno lo aburre.

Sin duda el mensaje que se quiere transmitir a través de las letras de este disco va dirigido al público que ellos llaman "los cabros chicos que no están ni ahí con cambiar esta cosa. Los que se quedan pegados en el sillón viendo tele, curándose o fumando pito... para mí, explica el Amapola, eso no tiene nada de malo si es que sabes pensar, pero si eres un parásito que está ahí, que eso es lo que quiere el fascismo, entonces no..."

Y el disco se llama "Date Cuenta" porque pretende que todos, especialmente los más chicos, se den cuenta de "cosas tan simples que a veces dejamos pasar, ojalá llegar a la igualdad para todos".

Una década de punk

Diez años de vida cumple esta banda chilena que nació en la comuna de El Bosque, en las cercanías del paradero 30 de Gran Avenida, gracias a la unión de dos hermanos, el Pato (guitarra) y el Amapola (bajo y voz), y a un amigo de ambos: Claudio (batería y voz).

Comenzaron tocando en fiestas de compañeros, festivales de la voz, colegios, universidades, peñas y actos políticos de los tiempos del plebiscito de 1988. Claro que en los primeros años lo que salía de las cuerdas y batería eran canciones de grupos como G.I.T. y Los Prisioneros. "Hacíamos covers de grupos de rock latino y de bandas como The Clash, Sex Pistol, La Polla Records", recuerda el Amapola.

El primer sello que los acogió fue Alerce, y ahí editaron seis discos, los últimos cuatro han sido en Warner. "En Alerce nos acercamos más a temas sociales y a tocar con más bandas, como Ataque 77", dice el Amapola.

Los otros dos integrantes de Los Miserables, el Fiko y el Rorro, ingresaron a la banda hace unos años y son primos del Pato y el Amapola.

El nombre del grupo no nació porque ellos se sintieran pobres, sino por algo mucho más profundo. Explica el Amapola: "es porque el nombre era fuerte, por... malditos los que nos gobiernan. Queríamos llamarnos Los Miserables de Chile, a pesar de que el nombre era demasiado largo, pero esto no era por la gente, sino que hacia aquellos que en esa época nos gobernaban... cosa que no ha cambiado".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores