Los graffitis radiales de Pible al papel

De su experiencia radial, el cubano Pible recopila sus mejores textos humorísticos en "Graffitis cooperativos y pasajes bíblicos". Son más de 200 páginas con aportes de auditores y creaciones propias, aludiendo a personajes históricos y de la contingencia nacional e internacional.

05 de Diciembre de 2000 | 20:23 | Emol.com, Marcelo Cabello
SANTIAGO.- Ya lleva cinco años en Chile, por lo que le cuesta hacer un buen o mal chiste de su natal Cuba. "He perdido la contingencia del recuerdo", dice Pablo Geri, libretista de varios cómicos nacionales y que durante el 2000 cautivó a los auditores de radio Cooperativa con sus irónicos mensajes en los viernes matinales y durante la semana en microespacios.

Ahora, Geri, más conocido como el cubano Pible, el de los ingeniosos graffitis, vuelve a la palestra del humor a través de un género que ya conoce: el literario, si consideramos sus tres anteriores publicaciones que tuvieron su "domingo siete" en ventas -Cosas de rayados "estuvo 35 semanas en el ranking que publica El Mercurio; 100% graffitis, unas 25 semanas; y Puro graffitis, "fue el más débil de los tres", reconoce-.

¿Cuál es el balance de tu incursión en radio?

"Fue un año muy bueno participando los viernes en el matinal y con ocho intervenciones durante el día; de hecho firmé contrato por otro año más, ahora tendré una sección que se llama Querido Pible. Partiremos con supuestas cartas, pero esperemos que el auditor enganche y envíe historias de distintas partes (...) Es mejor un espacio, porque en los breves que hacía durante el día, a veces, no se entendían mis frases por mi forma de hablar, lo rápido, por eso con más calma será mejor".

Pible, ¿de dónde sacas tantas ideas para crear humor escrito?

"Mis graffitis tienen que ver con la contingencia local, la farándula, de ver mucho los noticieros y lo que comenta la gente. Esta idea se me ocurrió en Cuba, trabajaba en el humor, en el teatro, y observé que el cubano aplica mucho humor y poesía en las paredes. Incluso se hizo un famoso reportaje cinematográfico de un señor que puso su nombre y el de su polola, diciendo que la buscaba y la amaba".

Y de tu estadía en Chile, ¿cuál texto te ha llamado más la atención?

"Lamentablemente he visto sólo lo pintado en las paredes, porque me han dicho que lo escrito en los baños de los estadios es muy gracioso. Yo no he ido nunca al Estadio Nacional ni a otro estadio por algún recital. En la calle sólo he visto los graffitis de la Brigada Chacón, que son de tinte político".

Supe que estuviste en Cuba presentando tus anteriores libros, ¿cómo te fue?

"Estuve en la Feria del Libro de La Habana con mis tres libros anteriores (Cosa de rayados, 100% graffitis y Puro graffitis, palabra de humor), que abordaban la idiosincrasia chilena. Llegué justo en los días en que se celebraba en Cuba la llegada del niño Elián, había muchos actos, pero igual tuve una presentación y fue bien recibida ¿Chistes de Cuba? No sé, lo que pasa es que perdí la contingencia del recuerdo".

¿En qué se diferencia el humor chileno del cubano?

"Tanto Cuba como Chile tienen públicos para todo tipo de humor: el político, el más reflexivo, para el doble sentido. Me gusta más el humor popular, el que se escucha y ve en la calle, y en Chile hay para todos: triunfan Dinamita Show, Felo, Milenium Show y Alvaro Salas, por ejemplo".

Y de la actual contingencia local, ¿cuál es el graffiti más nuevo?

"De lo chileno, hice uno referente con las fiestas navideñas, para cuando quieras recordar a esos seres queridos. Dice Nunca más escribiré cartas al Viejito, pues lo tendré a mi lado. Firma Chechi (por Cecilia Bolocco)".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores