Serrat publica libro que suena a música

"Un libro que al abrirlo suena a música", así fue presentado hoy "Cancionero", una obra con las letras de todas las canciones que, durante 35 años, ha compuesto y cantado Joan Manuel Serrat.

14 de Diciembre de 2000 | 13:27 | EFE
MADRID.- "Un libro que al abrirlo suena a música", así fue presentado hoy "Cancionero", una obra con las letras de todas las canciones que, durante 35 años, ha compuesto y cantado Joan Manuel Serrat.

Este libro de poesía, aunque el cantautor catalán se resista a considerarlo así, fue presentado en la Casa de América, en Madrid, a través de una entrevista en público entre el propio Serrat y el periodista Iñaki Gabilondo.

Serrat sacó a la luz este libro horas después del último de una serie de conciertos en Madrid para presentar el que es su último disco, "Tarres", un personaje que Serrat descubrió "la primera vez que fui al water solo".

"Cancionero" resume 35 años de la vida de este poeta que canta o de este cantante que escribe poesía. "Pero es también -según Gabilondo- un paseo por nuestras vidas, por las de tantos y tantos que admiramos su voz y su palabra. Es un libro de él y de todos nosotros".

Tenerlo entre las manos le provoca muchas sensaciones, pero hay una que, sobre las demás, le deja perplejo. "Da la impresión -dijo Serrat- de que uno ha hecho muy pocas cosas en esta vida. Produce cierta perplejidad contemplar que tantos años de vida caben en apenas 400 páginas".

En la presentación de estas páginas "de las que brota la música", según Gabilondo, Serrat estuvo rodeado de amigos. Como la escritora Rosa Regás, que leyó la letra de "Una guitarra", una canción de su primer disco (1965). Guitarra que todavía conserva. "Hace dos años -recordó- la recuperé y mandé restaurar. Y suena todavía".

"Aprendí a tocar la guitarra -confiesa el autor de Lucía Paraules d'amor, Tu nombre me sabe a hierba o Penélope- para ligar más. Otros eran altos, guapos, rubios o tenían un (auto) Seiscientos. Yo tocaba la guitarra".

Serrat confesó a Gabilondo que "nunca" pensó que eso de la música fuera en serio, antes de que otro de sus amigos, Víctor Manuel, leyera otra de sus canciones, "Balada de otoño" (1969). Una canción que dice que "llueve, detrás de los cristales llueve y llueve...".

Tímido y sarcástico, Serrat reconoce que "desde un principio" le fueron bien las cosas, "tuve suerte" dice, a pesar de los malos ratos que le hizo vivir el régimen franquista. Fue entonces cuando decidió viajar a América Latina, una tierra en la que se siente "plenamente integrado".

Serrat cuenta que escribió "Mediterráneo", otra de sus canciones inolvidables, en 1971, mirando al mar, el mar de la Costa Brava, y que, forofo del fútbol desde muy niño y del Barcelona en especial, escribió en 1989 "Kubala" como un homenaje a uno de los "héroes" de su niñez.

"Disculpe el señor" es la canción que leyó el periodista colombiano Daniel Samper. Una letra que habla de emigración, un anticipo de lo que hoy vive en España y una situación que no complace a Serrat. "Parece que nos hemos olvidado -dice- que por hambre o política los españoles tuvimos que hacer, y no hace mucho, las maletas. Un olvido "estúpido, de una imbecilidad tremenda".

Y recuerda las palabras de su madre, aragonesa de nacimiento, cuando, de niño, él le preguntó de dónde era. "Yo soy -le contestó- de donde comen mis hijos". Desde entonces es la mejor definición de patria que conoce.

Luis Eduardo Aute leyó "Utopía" (1992), antes de que el propio Serrat, a quien sigue gustando ilusionarse, hiciera los mismo con "A quien corresponda", toda una declaración de principios.

Una canción en la que denuncia que "el mar está agonizando", "que no nos salen las cuentas", "que nadie conoce al vecino" o que "la tierra cayó en manos de unos locos con carnet". Por lo cual suplica cambios urgentes "para que no sean necesarios más héroes ni más milagros para adecentar el local".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores