Fundación Ana Frank elabora facsímiles del famoso diario

El proyecto, que ha costado medio millón de euros, ha durado cinco años, durante los cuales se ha escaneado minuciosamente cada página de los originales, de manera que puedan ser utilizados en investigaciones históricas.

30 de Enero de 2003 | 12:16 | EFE
LA HAYA.- La fundación Ana Frank presentó hoy en Amsterdam dos facsímiles exactos del diario de Ana Frank, que reproducen cada detalle de los originales, según informaron a EFE fuentes del museo dedicado a la niña judía en la capital holandesa.

El proyecto, que ha costado medio millón de euros y ha sido financiado con fondos de las fundaciones Ana Frank y Mondriaan, ha durado cinco años, durante los cuales se ha escaneado minuciosamente cada página de los originales, así como se ha buscado minuciosamente el papel adecuado, la reproducción de fotos, las tintas, las anotaciones y los daños sobre el papel que usó Ana Frank, según las fuentes.

Asimismo, el museo asegura que "solamente con una minuciosa atención se pueden apreciar las diferencias con el original".

Los facsímiles podrán ser usados para investigaciones históricas, que hasta ahora no podían tener acceso a los frágiles originales del diario, que durante el proceso de reproducción solamente pudieron ser tocados, siempre con guantes, por una sola persona, de acuerdo con la fuente.

Ana Frank escribió su diario en la época de la Segunda Guerra Mundial (1942-45), cuando su familia judía se refugió en una casa en el centro de Amsterdam de las fuerzas alemanas.

La casa es en la actualidad uno de los museos más visitados de Holanda, y recibe cada año unas 900 mil personas curiosas por conocer el entorno en el que el diario fue escrito.

Según el museo, la parte del diario más difícil de reproducir fue el conocido como "diario de tapas a cuadros", en el que Ana Frank pegó 19 fotos, páginas extra, papel de regalo, cartas y sobres con sellos franqueados.

Los otros dos diarios han sido más fáciles de reproducir, puesto que no tienen elementos pegados en su interior, aunque en uno de ellos fue difícil copiar sus extremos que se encontraban dañados.

Asimismo, las conocidas como "páginas sueltas", donde Ana Frank empezó a reescribir su diario, también han resultado difíciles de reproducir, puesto que la niña usaba papel de copia, de solamente 35 gramos y de varios colores.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores