Claudia Acuña se salta Santiago: canta en Peralillo

La figura chilena en la órbita mundial del jazz ya tiene nuevo disco. Ofrecerá adelantos de Color de un sueño 50 días antes de cantar en el Festival Providencia Jazz 2009 con su banda en pleno.

SANTIAGO.- Buena forma de seguir adelante en el sistemático regreso al país por parte de la cantante de jazz chilena Claudia Acuña. La artista nacional que viajó a probar su suerte a Nueva York en 1994, regresa para cantar piezas de su nuevo disco Color de un sueño (2008) y un repertorio standard. Pero no lo hará en algún escenario de la capital como podría creerse. Pasará de largo hacia el Valle Central para presentarse en la pequeña localidad campesina de Peralillo, a unos kilómetros de Santa Cruz.

Claudia Acuña canta este sábado en el Colchagua Jazz, un encuentro musical que ya alcanza las siete ediciones y que en versiones anteriores ha presentado en su cartel al trompetista Cristián Cuturrufo, al pianista Carlos Silva, a la cantautora Francesca Ancarola y al Ensamble Quintessence. Ésta es la segunda temporada en que el concierto se realiza en la antigua y remodelada estación de trenes de Peralillo, un pueblo que no alcanza a llegar a los diez mil habitantes.

Sueño en colores

La cantante, que cada vez que se presenta en Chile trae a sus músicos desde la ciudad de Nueva York, actuará esta vez junto a un cuarteto acústico de músicos chilenos, comandados por el pianista Moncho Romero e integrado por Pablo Menares (contrabajo), Andy Baeza (batería) y el solista en clarinete y saxofón Moncho Romero Jr.

Su nuevo disco fue grabado en Estados Unidos con el histórico saxofonista Branford Marsalis, quien interpretó un bello solo a modo de comentario sobre “Run Run se fue pa’l norte”, de Violeta Parra, la canción más larga del disco y una más del repertorio de esta compositora universal que Claudia Acuña ha grabado en sus discos (ver recuadro).

Incluye tres canciones de Víctor Jara de una sola vez: “El cigarrito”, “Te recuerdo, Amanda” y “El derecho de vivir en paz” y además presenta un tango de Astor Piazzolla (“Vuelvo al sur”) y boleros latinoamericanos tocados con banda norteamericana (“La mentira”, “Contigo en la distancia” y “Cuando vuelva a tu lado”). Incluso la propia Acuña firma canciones aquí, como “Sack full of dreams”.

“El disco se llama Color de un sueño (y no Colour of a dream), porque todas las canciones son en español”, dijo Acuña a comienzos de año, cuando anunció el término de la grabación de su cuarto álbum.

El concierto en Peralillo es este sábado a partir de las 21:20 horas, pero la música comenzará a las 20:00 con la presentación del grupo de fusión Menú del Día, que integran los avezados Vladimir Groppas (guitarra) y Pablo Lecaros (bajo) junto a Juan Carlos Raglianti (batería) y la cantante Consuelo Schuster.

www.claudiaacuna.com

Iñigo Díaz, El Mercurio Online
Jueves, 27 de Noviembre de 2008, 08:29

Tres pasos previos: sus discos

Wind from the south (2000): Fue su debut en un disco y en un sello. Pero no cualquier sello. El más global del jazz, creado en los años ’40 por el melómano Norman Granz: Verve. Claudia Acuña llevaba seis años en Nueva York probando sus capacidades en jam sessions en pequeños clubes de la ciudad, como Smalls y Tenth Street Club. Incluso en ese lapso trabajó en el guardarropía del club Blue Note, donde fue despedida por participar en una jam sin avisar al administrador. Tiempo después volvería al club consagrada como artista. Wind from the south le reportó críticas favorables y apariciones en revistas especializadas. Para este debut grabó baladas clásicas como “My man's gone now” (Gershwin) o “Prelude to a kiss” (Ellington). Pero el título del disco lo decía todo: el viento del sur la llevó al norte. Entonces incluyó “Gracias a la vida” (Violeta Parra) y “Alfonsina y el mar”.

Rhythm of life (2002): El segundo disco de Claudia Acuña, y también su segundo título con la casa Verve, incluyó dos años después a músicos de la categoría del contrabajista Dave Holland, el pianista Billy Childs y el baterista Jeff Watts. A partir de aquí Acuña comienza a salir con mayor periodicidad hacia países de Europa e incluso Japón, considerada entonces como una nueva voz para el jazz moderno. Su tendencia a las sonoridades, ideas musicales y poesía del cono sur iba in crescendo, con “Volver a los 17” (Violeta Parra) o “Maria Maria” (Milton Nascimento).

Luna (2004): Con este disco Claudia Acuña regresó a Chile en gloria y majestad en agosto de 2004 para presentarse en la Gala del Teatro Municipal de Santiago. El mismo donde ella había cantado como voz auxiliar de su coro a comienzos de los '90 y el mismo con el que no logró un patrocinio para una beca de estudios en el extranjero. Acuña cantó ahí las canciones Luna, de su primer disco fuera del sello Verve y el primero y último en el sello Maxjazz, nuevamente con música latinoamericana: boleros jazzíficados, piezas de músicos chilenos (Pedro Greene, Jorge Díaz) y un set de canciones originales por primera vez (“Historias”, “Chorado”, “Carita de luna”). Su nuevo disco, Color de un sueño, fue editado por el sello de Branford Marsalis: Marsalis Music.

Recomienda esta noticia a tus amigos.
Comentarios mejor valorados en Magazine
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion