El arte de los changos llega al Precolombino

Una completa exposición dedica el céntrico museo al pueblo nortino prehispánico, incluyendo arte rupestre y mortuorio.

SANTIAGO.- Hace 10 mil años, la costa entre Arica y Taltal no era ni en sueños similar a la actual. No estaban las edificaciones de Antofagasta, la Zona Franca de Iquique ni el puerto de Mejillones. Sólo estaba el hombre prehispánico, sobreviviendo y desarrollándose en las condiciones más adversas.


Eran los changos, unos de los principales pueblos del Chile precolombino, organizados básicamente en pequeñas comunidades seminómadas de recolectores, cazadores y pescadores, y cuyo margen de dominio no llegaba más allá de la Cordillera de la Costa.


Sin embargo, no sólo la conquista del océano se cuenta entre sus avances. También el arte rupestre y sus formas mortuorias marcaron a este pueblo.


Precisamente esas expresiones son las que recoge la exposición "Pescadores de la Niebla: los changos y sus ancestros", que esta noche se inaugura en el Museo Chileno de Arte Precolombino (Bandera 361).


La muestra incluye restos arqueológicos encontrados por diversas excavaciones científicas realizadas en los siglos XX y XXI, más testimonios de cronistas y viajeros entre los siglos XVI y XIX. Todos elementos que permiten hoy reconstruir el avance gradual de los changos y sus antepasados en el manejo de uno de los mares más ricos del planeta.


Las piezas provienen de las colecciones del Museo Precolombino y de otras doce instituciones del país, totalizando 212 piezas en exhibición, entre ellos los primeros anzuelos encontrados en los sitios arqueológicos o conchales. Fabricados en concha de choro zapato, espina de cactus, hueso y otros materiales, este invento tecnológico que apareció el sexto milenio a.C  revolucionó la época, permitiendo a las comunidades acceder a los peces de las profundidades, proporcionando una mejor alimentación a sus habitantes, factor decisivo en el aumento de la población de la zona.


La balsa también se anota entre los avances, en este caso para permitir el acceso a nuevas especies y al transporte de mayor cantidad de alimentos.


El curador de la exhibición, José Berenguer, sostiene que este pueblo manejó con extraordinario cuidado el medioambiente y que "tenemos mucho que aprender de ellos". Agrega que en arte rupestre y en las costumbres funerarias fue en las áreas en las que alcanzaron sus máximos logros.


Dichas disciplinas también estarán presentes en la exposición —entre otros, a través de cuatro momias Chinchorro—, que podrá ser visitada gratuitamente por el público hasta mayo de 2009, de martes a domingo entre 10:00 y 18:00 horas.

El Mercurio Online
Jueves, 27 de Noviembre de 2008, 17:05
Comentarios mejor valorados en Magazine
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion