Fernando Ubiergo triunfa y trae el primer aprieto a los animadores

No bastaron los trofeos que Soledad Onetto y Felipe Camiroaga entregaron apuradamente al cantautor. El público simplemente lo quería en el escenario y lo manifestó con inesperada elocuencia.

VIÑA DEL MAR.- Fue el primer gran aprieto de la dupla Onetto-Camiroaga. Fuera de todo pronóstico, Fernando Ubiergo se transformó en la piedra de tope entre los animadores y el público. Considerado como quien seguramente subiría, cantaría y se iría, todos sus equipo fueron desconectados cuando el cantautor aún estaba en escena recibiendo el aplauso del público.

Error, ya que inesperadamente el intérprete de "Agualuna" se transformó en el artista con el regreso más solicitado en lo que va de Festival. No bastaron los tres trofeos entregados por los animadores con una mezcla de desorganización y desgano. El público simplemente lo quería de vuelta.

Tras tensas negociaciones en escena con un profesional que no canta sin adecuado ensayo y disponibilidad técnica, las peripecias para volver a enchufar la guitarra y la disposición del cantautor a adelantar un tema, pudieron salvar la situación de un descalabro como el vivido en 2007 con Ana Torroja.

Ubiergo había comenzado su breve show en la más completa serenidad, de la mano de imágenes que lo mostraban levantando una Gaviota de Plata, 31 años atrás. Iba a ser otro más de los capítulos emotivos y nostálgicos que, con toda seguridad, seguirá escribiendo este Festival de los 50 años, pero el propio Ubiergo no quiso que ésa fuera la tintura. Más allá de lo obvio, el cantautor optó por teñir de modernidad el clásico "El tiempo en las bastillas" (la canción que le dio esa Gaviota en 1978) de la mano de los Difuntos Correa, que lo acompañaron para interpretarla en versión "Los 80".

La canción tuvo el efecto esperado para los clásicos y los encuentros entre artistas en Viña, pero los animadores la tradujeron en una de las antorchas menos emocionantes en lo que va de Festival: Sin anuncio decidido, sin cortina musical y, por tanto, con la total extrañeza y confusión del público.

Ubiergo entonces retomó el camino de las versiones con "Te recuerdo Amanda", previo discurso a favor de la música chilena, postura que lo llevó a la cabeza de la SCD, a su vez el cargo que lo llevó a su mayor bochorno en los últimos años, cuando realizó una presentación con un programa pirateado.

La frescura de ese hecho ayudó a sembrar la incertidumbre en los días previos, pero Ubiergo los borró de una sola vez y con fuerza de la mano de canciones incorporadas con fuerza en el cancionero chileno, como "Un café para Platón". Parte de un stock y una reputación que lo trajeron de vuelta a Viña, que por un momento los encargados del Festival no quisieron ver, y que casi les cuesta muy caro.

Sebastián Cerda, enviado especial a Viña del Mar
Miércoles, 25 de Febrero de 2009, 00:54
Recomienda esta noticia a tus amigos.
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion