Posible daño arqueológico enciende las alarmas para el Dakar 2010

Tras la destrucción de un sitio patrimonial en Coquimbo durante la carrera de 2009, autoridades ya están tomando las medidas para evitar que la situación se repita en el venidero Rally. La desaparición de geoglifos en el norte grande, causada por aficionados chilenos, es otro ejemplo sobre lo que no se debe repetir.

18 de Marzo de 2009 | 08:45 | Sebastián Cerda, El Mercurio Online

ARICA.- Se había advertido meses antes: Existía la posibilidad de que el paso por Chile del Rally Dakar 2009 causara daños medioambientales o patrimoniales. Y esos presagios, lamentablemente, se cumplieron en un sitio arqueológico.

La caravana de vehículos todo terreno que transitaron entre las regiones de Valparaíso y Atacama en enero pasado, destruyó en un 50% una zona de protección ubicado en la precordillerana Quebrada del Pelícano, en la región de Coquimbo, donde restos de utensilios y humanos quedaron inutilizables para fines científicos.

Y aunque muchos acusan a la autoridad de haber hecho oídos sordos a las advertencias, el Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) y Chiledeportes ya estarían delineando el plan que buscará impedir que la situación se repita en 2010, cuando el Rally regrese a Chile abarcando más territorios (llegará hasta la región de Antofagasta).

Así lo anunció Óscar Acuña, secretario ejecutivo del CMN, quien aseguró que ha conversado en más de una ocasión con el subsecretario de Deportes, Jaime Pizarro, en torno a lo sucedido. "Queremos acotar el recorrido realizado en 2009, buscar una medida de compensación por los daños provocados y ver cómo va a ser el Dakar que viene. Es un trazado más extenso, va a hacer falta tener una línea de base arqueológica, que nos permitirá ver cuáles son las áreas más sensibles y modificar el recorrido, para que se vean menos expuestas. Lo más rescatable es que hay un ánimo de cooperación, y podremos enfrentar este desafío de manera más coordinada y con menos cantidad de riesgos", dijo.

Desde Arica, donde el CMN se encuentra sesionando esta semana, Acuña explicó que "nuestros arqueólogos dicen que para hacer esta línea necesitan aproximadamente un mes, con varios equipos de apoyo. Esto implica bastante tiempo de anticipación por parte de los encargados del Rally, pero yo creo que podremos hacerlo. Veo disposición".

El caso de los geoglifos

Un ejemplo preocupante sobre daño arqueológico causado por vehículos motorizados ofrecen los geoglifos precolombinos del norte grande. Así lo expresó el arqueólogo Luis Briones, quien lanzó ayer en Arica el libro "Los geoglifos del norte de Chile".

Mediante impactantes imágenes, Briones advirtió sobre los severos daños derivados de la escasa conciencia de los seguidores de deportes motorizados, quienes han destruido centenarios geoglifos de culturas originarias del norte. Un riesgo que podría repetirse, advierte, en el próximo Dakar.

El también académico de la Universidad de Tarapacá califica la extensión del recorrido del Rally como "una tragedia, una desgracia. Uno no puede estar contra el deporte, pero hay una cosa prioritaria, que es cómo proteger y cuidar el patrimonio, que es tan sensible y que está expuesto sin que nadie lo cuide".

Sobre lo ocurrido en la Quebrada del Pelícano, el arqueólogo asegura que "hubo negligencia. Tal vez las autoridades se entusiasman mucho con el turismo, el movimiento y las noticias, pero no previenen. Hay que prevenir antes de lamentar y hoy nos pasa al revés: Estamos llorando por lo que se hizo".

Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores