Últimos días para ver la obra de Julian Beever en Chile

Hasta el 2 de diciembre, las personas pueden sacarse una foto con la botella tridimensional de gran realismo que dibujó el reconocido artista británico en la acera de un centro comercial.

SANTIAGO.- Cuatro días de arduo trabajo, que concitó la atención y admiración de miles de santiaguinos,  demandó la obra que realizó el artista británico Julian Beever en el mall Alto Las Condes, utilizando diestramente la tiza a través de la técnica de la anamorfosis, que proporciona  un impresionante efecto visual en tres dimensiones.

La original creación realizada en el piso no pasó desapercibida para los cientos de personas que visitaron el centro comercial, quienes apreciaron en vivo el trabajo de este artista que “ha dejado su huella” en las principales avenidas del mundo, provocando gran impacto y curiosidad entre transeúntes.

Tras el dibujo de los primeros trazos y líneas, poco a poco fue presentándose un figura familiar,  dando paso a una singular botella de Ballantine’s Finest que, vista desde cierto ángulo, da la impresión de estar sepultada en el suelo, con un sorprendente efecto de tridimensionalidad.

Beever  se ha hecho famoso no sólo por la calidad de sus creaciones, sino también por el impacto que genera en las personas, quienes posan sobre las obras. Chile no fue la excepción, pues todas las personas que adquirieron un producto del mencionado destilado tienen, hasta el próximo 02 de noviembre,  la posibilidad única de interactuar con la obra y obtener un hermoso recuerdo de su visita.

Julian Beever ha manifestado su disposición a no limitar las obras  a las galerías. Es común que el artista realice algunas pausas mientras trabaja para interactuar con el público que asiste al centro comercial a visitarlo. Por ello es común verlo tomar un pequeño descanso y acercarse a más de algún niño o joven para fotografiarse con ellos.

“El arte es para cualquiera, y no solamente para los técnicos, los historiadores o los expertos", afirma Beever. Por lo mismo, las obras del artista se pueden tocar, fotografiar y también las personas literalmente se paran o acuestan sobre ellas ya que, dependiendo de la creación, sólo ésta queda completa cuando hay participación de la gente.

“Quisimos traer a un artista de categoría mundial como Julian Beever para que dejara su impresión en Santiago”, afirmó Matías Jullian, brand manager de Ballantine’s en Chile.

“Esto,  para acercar al público  a una expresión artística que para nosotros es muy poco común. Esto es parte de una serie de proyectos artísticos que hemos querido apoyar para contribuir positivamente a la sociedad. Queremos que su visita y su obra sean un incentivo para las nuevas generaciones y estamos seguros que su huella será difícil de borrar”.
Emol
Jueves, 5 de Noviembre de 2009, 18:20
Recomienda esta noticia a tus amigos.
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion