Los bochornos y los destapes de la gala del Festival de Viña

Esta tarde hay una nueva versión del evento, marcado por vestidos repolludos, entradas falsas y escotes de infarto. Las mujeres son las que más (y menos) se han lucido en la aspiracional alfombra roja previa al certamen.

SANTIAGO.- Antes de la Gala del Festival de Viña de 2007, Marlen Olivari arrastraba varios problemas personales y profesionales. Su matrimonio transitaba por la cornisa, era cuestionada como "showoman" y se rumoreaba que tenía problemas de drogas.

Por ello, el Festival de Viña, al que acudía como jurado internacional (¿?), era la oportunidad de la morena para acallar cuestionamientos... Pero todo se fue a negro cuando apareció en la gala usando un vestido blanco recargado de "vuelitos".

La prensa bautizó el modelo como "vestido repolludo" y Olivari fue el centro de las risas. Y todo siguió mal: Lloróen plena conferencia, anunció la crisis de su matrimonio, se le escapó voluntariamente un pecho y no ganó el cetro de reina del Festival. Todo por culpa de un vestido con esteroides que arruinó su paso por la alfombra roja.

Ésta es una de las tantas historias de la gala del Festival, que ha dado paso a todo tipo de debates público-faranduleros. Como evento que se realiza previo a la partida del certamen, ya se ha convertido en todo un show aparte.

Esta tarde, desde las 20 horas, la gala tendrá una nueva versión cuando los famosos nacionales y extranjeros, junto a 400 invitados, empiecen a llegar al Casino de la Ciudad Jardín. Felipe Camiroaga y Soledad Onetto encabezarán el desfile de armarios con trajes sugeridos por sus asesores de vestuario, Sergio Arias y Sarika Rodrik.

Ellos, como otros rostros top, le sacarán partido a "Ferretis" y "Armanis". Los que no están a su nivel de billetera o de prominencia, no les queda más que endeudarse a crédito o pedir modelos prestados.

Lo que sea por ser parte de este evento que aspira a ser tan glamoroso como el de los grandes espectáculos internacionales. Claro que sigue teniendo harto de criollo, como cuando se descubrió que Amalia Granata intentó ingresar a la cena de la gala con una entrada falsa. El diseñador Miguel Ángel Guzmán, su acompañante, pasó la vergüenza de su vida. Asegura que no sabía de la falsificación.

Granata se hubiera ahorrado el bochorno si se hubiese hecho amiga del más famoso concejal de Viña, Andrés Celis, quien se hizo conocido por sus acompañantes en la gala.

Como es parte del municipio, tiene pase liberado. Su mejor elección para muchos fue en 2005, cuando apareció del brazo con la argentina Luciana Salazar, cuyo microvestido negro dejó a varios semi-infartados. Al año siguiente, el destape corrió por cuenta de Myriam Hernández y su interminable escote.

Pero nadie como la reina de reinas: Cecilia Bolocco. Aún se recuerda como un gran momento el vestido transparente de Rubén Campos al que le sacó brillo en la gala de 2007. Dicen que nadie ha podido igualar el impacto de la ex de Luciano Marocchino.

Emol
Viernes, 19 de Febrero de 2010, 13:30
Recomienda esta noticia a tus amigos.
Comentarios mejor valorados en Magazine
Buscar...
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion