Documental rescata crudos e inéditos testimonios sobre violaciones de japoneses en Nanjing

La película muestra entrevistas con ex soldados nipones que reconocen y dan detalles de cómo violaron y asesinaron a miles de chinos en la Segunda Guerra. La mayoría dice haberlo disfrutado.

HONG KONG.- Por años la activista japonesa Tamaki Matsuoka intentó terminar, a través de exhibiciones fotográficas y libros, con la negación de la masacre de civiles en Nanjing durante la Segunda Guerra Mundial. Ahora el retirado profesor dice que tiene pruebas irrefutables sobre las atrocidades: veteranos japoneses admitiendo en cámara que forzaron a mujeres chinas y acribillaron a refugiados con metralletas.

Matsuoka estaba enojada por cómo la historia ha sido contada en textos escolares, que han "lavado" los crímenes cometidos por el Ejército Imperial japonés durante la Segunda Guerra Mundial. Su documental, que debuta por primera vez fuera de Japón en el Festival de Cine de Hong Kong, intenta corregir el registro.

Ella no es una cineasta profesional, pero "Torn Memories of Nanjing" se adentra en tierras nuevas con entrevistas tanto con los agresores como las víctimas; mujeres de avanzada edad que con lágrimas recuerdan detalles de cómo fueron violadas cuando niñas; y un veterano del ejército japonés que admite haber disfrutado con el asalto sexual.

Los ex soldados incluso describen cómo era su rutina: sujetaban a las víctimas entre varios, chequeaban sus partes privadas en busca de enfermedades de transmisión sexual y sorteaban entre ellos quién iría primero. Muy pocos veteranos mostraron remordimiento. De 250 ex combatientes entrevistados, sólo tres expresaron arrepentimiento por sus acciones, dijo Matsuoka.

"Las percepciones de China y Japón sobre esta guerra son totalmente diferentes. Es por eso que el documental es llamado 'Memorias rotas de Nanjing'. Mi misión es ayuda a más japoneses a aprender los hechos", dijo Matsuoka a la agencia AP en Hong Kong.

Las tropas japonesas comenzaron su ataque en diciembre de 1937, conocido en occidente como "La violación de Nanking", que muchos historiadores han concordado en que terminó con el asesinato de unas 150 mil personas y la violación de decenas de miles de mujeres de Nanjing, la entonces capital del gobierno nacionalista chino. Nanking es la antigua forma en que se conocía la ciudad que hoy se llama Nanjing.

Japón tiene grupos marginales que niegan que alguna atrocidad haya ocurrido, afirmando que la supuesta masacre es una fabricación del gobierno comunista chino. Pero este mismo año, un reporte escrito por historiadores de ambos países, apuntaron que sus respectivos gobiernos confirmaron que violaciones y una masacre sí sucedieron.

Matsuoka pasó más de una década entrevistando a cientos de víctimas chinas y veteranos japoneses. Escribió artículos periodísticos, compiló las entrevistas en libros, presentó exhibiciones fotográficas mostrando las atrocidades y llevó a víctimas a Japón. Para capitalizar años de trabajo invertidos en acercarse a los ex soldados, logró persuadir a algunos de ellos para hablar frente a su cámara.

Ella abrazó una causa en ocasiones frustrante e impopular. Ha sido acosada por quienes aún niegan las muertes. Han ocurrido protestas en sus eventos e incluso aparecían en su escuela antes de retirarse de la docencia hace tres años. Las manifestaciones han cesado, pero Matsuoka dice que aún es cautelosa, moviéndose entre complejos habitacionales más seguros y resguardando el material de sus entrevistas con amigos. "Pero nunca he pensado en rendirme", afirmó.
AP
Miércoles, 31 de Marzo de 2010, 11:23
Recomienda esta noticia a tus amigos.
Buscar...
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion