Vargas Llosa lidera defensa de las corridas de toros en Perú

El premio Nobel de Literatura 2010 entregó un manifiesto junto a destacadas figuras de la cultura local apoyando lo que consideran "una tradición".

17 de Marzo de 2012 | 15:37 | EFE

El premio Nobel de Literatura 2010 apoya la continuidad de la tradición.

El Mercurio

taLIMA.- Un grupo de artistas, intelectuales y personajes de la cultura peruana suscribieron un manifiesto en defensa de las corridas de toros como "una tradición profundamente arraigada en el Perú criollo, mestizo y andino".


El manifiesto tiene entre sus firmantes al premio Nobel de Literatura 2010, Mario Vargas Llosa, y a su colega Alfredo Bryce Echenique. 

El escrito señala que estos animales "representan un elemento central de las fiestas patronales que, a su vez, operan como mecanismos integradores y de cohesión social y cultural" en su país.

"Las corridas de toros son un espectáculo de masas que no generan manifestaciones violentas, ni actos vandálicos, agresivos o de fuerza dentro o fuera de las plazas de toros", indican en respuesta a uno de los argumentos de los movimientos antitaurinos, que cada vez ganan mayor protagonismo en sus tierras.

Entre los más de cuarenta firmantes también aparecen el jurista Diego García Sayán, presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte-IDH), el reconocido cineasta Francisco Lombardi y el periodista Francisco Miró Quesada Rada, director del diario El Comercio.

Según su declaración, las corridas de toros no fomentan "una cultura de violencia entre los jóvenes, como se pretende afirmar", sino "más bien, valores y capacidades humanas como la valentía, el heroísmo, la superación ante las adversidades, entre muchas otras".

En ese sentido explican que piden "que se respete la libertad y el derecho de todos a asistir o no a las corridas de toros" y de inculcar a sus hijos la cultura taurina y aseguran que respetan "a quienes no disfrutan de la fiesta brava y cuya sensibilidad, entendemos, no les permite apreciarla".


Además, agregan que "del mismo modo, no aceptamos la intolerancia de quienes propugnan su prohibición. Rechazamos todo intento por abolirla y restringir su desarrollo, así como cualquier actitud que pueda liquidar esta tradición".