Hijo de Pinochet no descarta intervención de Lagos

"Yo entiendo que el Presidente tiene las atribuciones suficientes y, en un determinado momento, va a tener que intervenir con un corte político, porque lo que se está creando es una semilla de una separación profunda y cuando un país crece con una semilla de este estilo puede llegar a resultados, como fueron el 11 de septiembre", agregó Agusto Pinochet Hiriat.

25 de Mayo de 2000 | 11:01 | Orbe
Noticias relacionadas
  • Gobierno califica como inaceptable dichos de Agusto Pinochet Hiriart
  • Izurieta: "Ejército está experimentando un gran dolor"
  • Cardemil: Gobierno no da pasos concretos para cierre de transición
  • General (r) Villarroel espera un cambio en fallo sobre desafuero
  • Caso Pinochet

  • SANTIAGO.- Agusto Pinochet Hiriat, hijo del senador vitalicio Augusto Pinochet, no descartó la intervención del Presidente de la República, Ricardo Lagos, para encontrar una salida política a la situación que afecta a su padre, quien habría sido desaforado por la Corte de Apelaciones, al tiempo que destacó como un "gesto de amistad, de apoyo" la visita que el comandante en jefe del Ejército, general Ricardo Izurieta, hiciera ayer al ex-jefe de estado.

    Pinochet Hiriart, en conversación hoy en la mañana con Canal 13, dijo que "yo entiendo que el Presidente Lagos tiene las atribuciones suficientes y, en un determinado momento, va a tener que intervenir con un corte político, porque lo que se está creando es una semilla de una separación profunda y cuando un país crece con una semilla de este estilo puede llegar a resultados, como fueron el 11 de septiembre".

    Valoró la actitud del general Izurieta, observando que "yo entiendo la visita del comandante en jefe del Ejército como un gesto de amistad, de apoyo por momentos difíciles que pasa una persona afectada, ya que hay una tendencia muy fuerte a destruir su persona y su imagen. Y eso nos afecta a todo los hombres y mujeres que tenemos un sentimiento profundo de amor y cariño a esta patria y que queremo no quedarnos estancados y seguir avanzando".

    Consultado si la visita del general Izurieta no podría interpretarse como un gesto que provoque sentimientos de inquietud como lo ocurrido con el almuerzo de los comandantes en jefes, Pinochet expresó: "Yo tengo una tendencia. Yo no interpreto las cosas. Yo voy al grano (...) y la reacción que tengo a eso es de asombro, porque cuando se juntan los comandantes en jefe, que ha sido permanentemente, no le veo un motivo tan problemático".

    No obstante, añadió que "es cierto que el minuto en el cual están ocurriendo las cosas es difícil, complejo, y con mayor razón los amigos se juntan. Los comandnantes en jefe tienen directrices generales comunes, por lo tanto, también deben juntarse. No me llama la atención eso. Ahora, el espíritu revanchista indiscutiblemente se siente afectado ante cualquier síntoma de unión del otro lado".

    Agregó que "hay un concepto cristiano del perdón y que es muy importante de mantenerlo. Aquí no ha habido perdón cristiano. Y debiera haberlo. Para que un país se reconcilie, para que un país vuelva a funcionar, tiene que olvidar las heridas hacia atrás".

    A su juicio a su padre se le está juzgando políticamente y responsabilizó a la prensa de formular prejuzgamientos a la figura del ex-jefe de estado, sin embargo manifestó su confianza en la justicia chilena. "Yo creo en la justicia chilena. Creo profundamente Creo que en los hombres que practican la justicia. Creo que en un determinado momento van a despertar y van a sentir que están rompiendo la estructura del equilibrio del Estado".

    Augusto Pinochet Hiriart insistió que más allá de lo que ocurra en los tribunales la situación de su padre pasa finalmente por una solución política, observando que éste es un problema de esta naturaleza y que por lógica corresponde la apliación de la ley de amnistía promulgada con estas finalidades.
    EL COMENTARISTA OPINA
    ¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
    Comentaristas
    Más me gusta
    Más comentarios
    Más seguidores