Pinochet en manos de la Corte Suprema

Tras los resuelto por la Corte de Apelaciones, el destino de Pinochet está en manos del máximo tribunal del país.

05 de Junio de 2000 | 13:53 | Pilar Molina, El Mercurio
Noticias relacionadas
  • Zaldívar: Pinochet sigue entrabando la política nacional
  • Desafuero de Pinochet: Histórico es el lema querellante
  • Salud de Pinochet es la mayor prevención
  • Ballesteros: Correspondería efectuar exámenes médicos
  • Ejército no emitirá declaración sobre desafuero
  • Texto completo del fallo (I parte)
  • Texto completo del fallo (II parte)
  • Texto completo del fallo (III parte)
  • Gobierno espera que todos respeten fallo
  • Cardemil: Fallo "es una materia que no ha prestigiado a la corte"
  • Juan Bustos: Fallo "histórico para la justicia chilena"
  • Corte de apelaciones ratificó desafuero de Pinochet
  • Caso Pinochet
  • SANTIAGO.- Con lo resuelto por el pleno de la Corte de Apelaciones de Santiago, en el sentido de desaforar al ex mandatario Augusto Pinochet, ahora la palabra la tendrá la Corte Suprema y si hay una convicción compartida es que los supremos, que han culminado una carrera judicial, son menos permeables a las presiones externas que los miembros de los tribunales inferiores, para quienes la posibilidad de un ascenso está siempre presente... y ello requiere la venia del gobierno.

    Eso podría permitirles actuar con criterios estrictamente jurídicos y no aceptar la participación de un ex Presidente en un delito de secuestro, ocurrido hace 27 años, donde las víctimas están muertas y que supone ignorar la ley de amnistía que cubrió esos hechos o la prescripción. Eso sería lo ideal para quienes defienden al general, pero lo cierto es que la inmensa mayoría de los supremos no está ajena a la corriente en boga del delito permanente que impide aplicar la amnistía.

    De los 20 ministros en ejercicio (porque el ex presidente Roberto Dávila no ha sido reemplazado), salvo tres, todos fueron designados durante los gobiernos de la Concertación. La excepción son el actual presidente, Hernán Alvarez, Osvaldo Faúndez y Servando Jordán. Aylwin nominó a cuatro (Oscar Carrasco, Guillermo Navas, Luis Correa Bulo y Mario Garrido) y todos los restantes fueron designados por Frei, con la salvedad de que con una excepción, los otros requirieron el acuerdo de dos tercios del Senado.

    Ello ocurrió luego que la reforma a la Corte Suprema, aprobada en diciembre de 1997, incorporara al Senado en las nominaciones. La modificación legal se tradujo en que fluyera nueva savia al tribunal, porque aumentó el número de supremos de 17 a 21, incluyendo a cinco abogados externos, y estableció la obligatoriedad de renunciar a los 75 años.

    Los querellantes confían en que el máximo tribunal ratifique el desafuero, pero algunos admiten que tiene una composición más complicada, que será más difícil y que habrá mayor discusión. No existe en ella el núcleo político duro de magistrados identificados con la izquierda que hay en la Corte de Apelaciones de Santiago que falló el desafuero, como Solís, Muñoz, Cerda o Juica. Pero la pista está lejos de estar expedita para quienes confían en que revoque el desafuero.

    En principio, en su composición se observa que el grupo más fuerte es el que probablemente se inclinará por el desafuero de Pinochet. Se concentra en la 2a sala (la penal), y la 4a, la mixta (laboral y de menores). Los con mayores posibilidades de rechazar el desafuero, en cambio, se agrupan en la 1a. sala (civil), y la 3a, (la constitucional) y lo más probable es que esta tendencia por sala se mantenga. Pero al interior del último grupo se imponen los que los litigantes consultados por "El Mercurio" consideran "dudosos". En otras palabras, si hay nueve magistrados que se consideran votos más o menos seguro para el desafuero (todos los de la 2a y 4a sala, con excepción de presidente, Hernán Alvarez), habría sólo tres que con casi certeza revocarían el desafuero (Osvaldo Faúndez, Ricardo Gálvez y, eventualmente, Orlando Alvarez).

    Los casos de derechos humanos - categoría en la que cae la Comitiva Militar por la cual se solicita levantarle la inmunidad al senador vitalicio- se concentran en Santiago, las cortes de apelaciones de la capital y de San Miguel. Aunque varios supremos proceden de esas instancias, a la mayoría se le desconoce el criterio jurídico con que se planteará frente a la amnistía, la tesis del delito permanente, la prescripción, etc.. Es muy probable que para ellossean determinantes los antecedentes que registra el caso y el contenido de los alegatos que hagan las partes.

    El criterio con que enfrentan las querellas de derechos humanos, en cambio, es conocido en el caso de los cinco magistrados que integran la sala penal - a cargo de estas causas criminales- y a los que ya les ha tocado conocer el caso de la Caravana Militar dirigida por Arellano Stark. Rechazaron los recursos de amparo que presentaron los inculpados, dejando a firme el procesamiento por secuestro decretado por el juez Juan Guzmán en el caso de 19 desaparecidos en el norte.

    El peor escenario que podría darse es que en esta instancia se repita el empate que se vivió antes en el tribunal de alzada. Todo dependerá de ese grupo - el más numeroso después de los pro desafuero- cuyo voto se ve impredecible.

    En un ejercicio periodístico, consultamos a numerosos penalistas y buscamos lo que se ha escrito sobre los magistrados para hacer meras predicciones acerca de cómo enfrentarán los supremos el desafuero del senador Pinochet. Ordenamos a los ministros por sala y en las siguientes categorías: en contra del desafuero, dudoso, a favor.

    ¿A favor o en contra del desafuero?

    Primera Sala, Civil

    Servando Jordán:EN CONTRA DUDOSO. El ex presidente de la Corte Suprema y actual cabeza de esta sala debiera rechazar el desafuero por afinidad ideológica. Tiene buenos amigos en RN, como Hugo Ortiz de Filipi y el diputado Luis Valentín Ferrada, quien alegó por él en la Cámara, cuando la UDI dirigió una acusación constitucional en su contra. Se mantiene una duda, sin embargo, por esta actitud de la UDI, que ahora estudia además una acusación constitucional a su par y amigo Correa Bulo, quien se movilizó para conseguirle la presidencia del máximo tribunal en una segunda votación.

    Oscar Carrasco:A FAVOR- DUDOSO. Llegó a la Suprema nominado por Aylwin y próximo a jubilarse por cumplir los 75 años, es muy reservado y no se le conoce el criterio con que opera en estos casos de derechos humanos. No hay unanimidad de criterios, pero se le ve totalmente desvinculado al régimen militar.


    Eliodoro Ortiz:DUDOSO-EN CONTRA. Junto con llegar a la Suprema, desde Concepción, le tocó condenar a Contreras y Espinoza en el caso Letelier y sustanciar el proceso por la muerte del español Carmelo Soria. Algunos lo consideran antiizquierdista.

    Jorge Rodríguez:EN CONTRA-DUDOSO. Fue el primer abogado externo en presentar su postulación a la Suprema después de la reforma, jurando en enero de 1998. A pesar de ser catalogado como muy independiente, sería de sensibilidad de derecha.

    Enrique Tapia:DUDOSO. Nombrado por Frei en reemplazo de Marcos Aburto, como su amigo Ortiz, también viene de Concepción. Es profesor de derecho procesal en la U. del Desarrollo, vinculada a personeros de la UDI, donde el decano es Pablo Rodríguez. Católico, su esposa es abogada de Carabineros.

    2a SALA PENAL

    Luis Correa Bulo:A FAVOR.

    Alberto Chaigneau:A FAVOR.

    Enrique Cury:A FAVOR.

    Guillermo Navas:A FAVOR.

    José Luis Pérez:A FAVOR.

    Los cinco ministros de esta sala - que es a la que le toca fallar en los casos de derechos humanos- se consideran votos casi seguros a favor del desafuero. Desde su nueva constitución en 1998, con los actuales ministros, esta sala ha estado reinterpretando la ley de amnistía, sosteniendo su inaplicabilidad mientras no se agote la investigación. Pero además ha establecido que una vez que se establezcan los delitos y los responsables debe examinarse la eventual preeminencia sobre este perdón legal de los Convenios de Ginebra, que impiden la amnistía y la prescripción en situaciones de guerra interna. Además, han ratificado que corresponde aplicar el delito permanente del secuestro o detención ilegal en los casos de desaparecidos.

    Con estos argumentos ordenó en septiembre de 1998 reabrir la causa de un mirista desaparecido en 1974 y, en un fallo de este mes, hacer lo propio frente a un GAP del que se perdió el rastro tras su detención por la DINA en 1973. También ratificó los procesamientos por secuestro en el caso de la Caravana Militar, que originó la petición de desafuero de Pinochet, rechazando el amparo a los inculpados.

    Preside esta sala Luis Correa Bulo, y además de integrarla dos magistrados que hicieron carrera judicial (Chaigneau y Navas), se incorporaron a ella en 1998, como abogados integrantes externos, Enrique Cury y José Luis Pérez. El criterio jurídico de todos indicaría, sin necesidad de indagar en otras áreas, que se inclinarán por desaforar a Pinochet. Dudas menores, sin embargo, se manifiestan en los casos de Navas y Correa Bulo. Respecto al primero, básicamente por considerársele más cercano a la derecha y ser hermano de la abogada y concejala de RN Sara Navas. Y en cuanto al presidente de la sala, porque la amenaza de la UDI de acusarlo constitucionalmente, lo cual se concretaría después que falle el caso Pinochet, podría no estar ausente al momento de resolver.

    3a SALA CONSTITUCIONAL

    Osvaldo Faúndez:EN CONTRA. No encontramos dos opiniones respecto a que rechazará el desafuero. De tendencia de derecha, es uno de los tres supremos en ejercicio designados por Pinochet y sería partidario de mantener a los tribunales lo más alejados posibles de problemas de significancia política.

    Orlando Alvarez:EN CONTRA. Se mantuvo como abogado integrante de la Corte de Apelaciones de Santiago durante buena parte del régimen militar antes de ingresar, como abogado externo, a la Suprema en 1998. Se le vincula a la ópera y a la derecha y es profesor de derecho procesal en la U. de los Andes y la Católica.

    Ricardo Gálvez:EN CONTRA. Tras 23 años de carrera en el tribunal de alzada de Santiago, donde se le conoció por sus fallos estrictamente ajustados a derecho, llegó el 98 a la Suprema. Considerado una persona independiente, franca y muy religiosa, interpreta que la labor de los tribunales debe mantenerse ajena a la política.

    Humberto Espejo:EN CONTRA-DUDOSO. Llegó el 98 desde la presidencia de la Corte de Apelaciones de Santiago y tras una larga carrera gremial, que lo ha hecho conocido entre todos los jueces. El Senado ratificó su nominación por 39 votos a favor y sólo cuatro en contra. Es descrito como un católico, filo DC, que entre sus buenos amigos tiene a la dupla Briones-Bosselin.

    Domingo Yurac:A FAVOR-DUDOSO. El entonces presidente de la Corte de Apelaciones de Valparaíso fue la carta de Frei para superar el impasse luego de que el Senado rechazara el ascenso a la Suprema de Milton Juica. Obtuvo la unanimidad de los votos. La UDI valoró su designación - como un reconocimiento al mérito y la independencia- y el senador socialista Antonio Viera Gallo destacó que el ministro "ha tenido actuaciones importantes en materia de derechos humanos".

    4a SALA MIXTA (Laboral-Menores)

    Hernán Alvarez:DUDOSO. Preside la Corte Suprema, a la cual ascendió durante el gobierno militar y tiene un hijo que pertenece a esta institución uniformada. Pero es ponderado. No da pasos en falso y se le observa muy cercano al ministerio de Justicia, con el cual colaboró en la reforma a la administración de justicia. Darío Calderón, radical y masón, es considerado un buen amigo suyo.

    José Benquis:A FAVOR. Antes de ser nominado por Frei el 98 se hizo conocido por su investigación del "davilazo" en Codelco. Es descrito como un hombre muy político, al que le preocupa su imagen, y cercano a los periodistas. De origen judío, es catalogado de liberal, al estilo PPD.

    Mario Garrido:A FAVOR. Aylwin llevó al máximo tribunal a este juez y profesor que ha escrito varios libros sobre derecho penal. Muy vinculado al gobierno a través del tema de la reforma procesal, de la cual es partidario como el que más, algunos lo ven cercano a la izquierda. No descartaría asumir la próxima presidencia de la Corte Suprema, porque después de Faúndez (que ya no fue electo) y Correa Bulo (cuya carrera amenaza la UDI) es el que tiene mayor antigüedad.

    Marcos Libedinsky:A FAVOR. Este ministro designado por Frei cerró la causa del español Carmelo Soria, aplicando la amnistía. Pero se trataba de un homicidio y no de un desaparecido, donde se está aplicando la figura del secuestro. Es descrito como cercano al gobierno y también aspiraría a la presidencia del máximo tribunal, porque sigue en antigüedad a Garrido.

    Urbano Marín:A FAVOR. Hijo de un ex fiscal de la Suprema, ingresó a ella el 98 como uno de los cinco abogados externos. Apenas obtuvo los votos necesarios en el Senado porque la oposición objetaba su vínculos con la Concertación, como radical. Experto en derecho administrativo y profesor de derecho romano, civil y constitucional, trabajó ocho años (hasta el 74) en la Contraloría. Fue vicepresidente del Colegio de Abogados en 1989, en la directiva opositora al gobierno militar.
    EL COMENTARISTA OPINA
    ¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
    Comentaristas
    Más me gusta
    Más comentarios
    Más seguidores