Familia de sacerdote español asesinado se querellará contra Pinochet

La decisión de la familia de Joan Alsina de presentar la querella se produce después de que la Corte de Apelaciones de Santiago retirase el lunes la inmunidad parlamentaria a Pinochet, al encontrar "sospechas fundadas" de su responsabilidad en 19 crímenes en el caso de la "caravana de la muerte".

07 de Junio de 2000 | 11:27 | EFE
BARCELONA.- La familia del sacerdote español Joan Alsina, asesinado en Santiago de Chile tras el golpe de Estado de 1973, anunció hoy miércoles que se querellará en los tribunales chilenos contra el general Augusto Pinochet.

Para ello, precisaron los familiares, han designado como procuradores a los abogados chilenos Fabiola Letelier y Hugo Gutiérrez.

La decisión de presentar la querella se produce después de que la Corte de Apelaciones de Santiago retirase el lunes la inmunidad parlamentaria a Pinochet, al encontrar "sospechas fundadas" de su responsabilidad en 19 crímenes en el caso de la "caravana de la muerte".

Los familiares de Alsina presentaron en 1990 una querella por el asesinato del sacerdote que fue sobreseída por los tribunales chilenos, al entender que el delito había prescrito y existía la ley de Amnistía promulgada por el régimen en 1978.

Alsina trabajaba como titular del departamento de personal en el hospital San Juan de Dios de Santiago cuando fue detenido y posteriormente fusilado en la tarde del 19 de septiembre de 1973.

Su caso y el de otros españoles desaparecidos durante el régimen militar chileno (1973-1990) sirvieron de base para la apertura en España en 1996 del sumario contra el general Pinochet, quien dos años más tarde fue detenido en Londres por orden del juez español Baltasar Garzón acusado de delitos contra la humanidad.

Pinochet pasó quince meses en la capital británica hasta que las autoridades del Reino Unido denegaron en marzo pasado su extradición a España, con el argumento de que la salud del senador vitalicio le impedía afrontar un juicio.

Ignasi Pujades, biógrafo de Joan Alsina, opinó hoy que la responsabilidad de la muerte del sacerdote recae sobre Pinochet, ya que los autores materiales de su asesinato "cumplían órdenes directas del dictador".

El ex soldado Nelson Bañados Pinto confesó en su día que, cumpliendo ordenes, ejecutó a Alsina sobre uno de los puentes que cruzan el río Mapocho. Bañados se suicidó en junio de 1999.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores