Crecidas de ríos y esteros deja miles de damnificados

Pese a que está mejorando la situación climática en la mayor parte del país, el mal tiempo durante la noche y la madrugada provocó sobre 7.000 damnificados y una emergencia que va desde la Cuarta a la Octava regiones.

01 de Julio de 2000 | 09:44 | UPI
SANTIAGO.- Pese a que está mejorando la situación climática en la mayor parte del país, el mal tiempo durante la noche y la madrugada provocó sobre 7.000 damnificados y una emergencia que va desde la Cuarta a la Octava regiones.

El peligro mayor, según la Oficina Nacional de Emergencia, lo constituye la crecida de los ríos y la transformación de esteros y arroyos en causes de agua desbocados. Incluso pese a que ha cesado en gran parte de las regiones Sexta, Séptima y Octava, el derretimiento de las nieves caídas en los sectores precordilleranos, sigue aumentando el caudal de los ríos y quebradas.

En declaraciones a Radio Cooperativa, el director de la ONEMI resaltó que lo más importante es que no se han producido desgracias personales.

Uno de los hechos más preocupantes, es la crecida del Bío Bío, pese a algunos desbordes se ha mantenido en general dentro de cierta normalidad.

De acuerdo a los datos parciales que se tienen hasta el momento, el Bío Bío alcanzo su máximo caudal a las 03.30 de la madrugada de hoy y socavó el camino entre Hualqui y Chiguayante. A su vez el Río Laja inundó parte de San Rosendo.

En el sector norte de la provincia de Ñuble la situación es bastante más grave. Los estanque purificadores de agua potable fueron rebasados por la gran cantidad de líquido y en Perquelauquén se necesitó evacuar a unas 100 personas. En el lugar se encuentra intendente Jaime Tohá y ha sido necesario el empleo de helicópteros para sacar a la gente de los techos de las casas.

Mientras, en el alto Bío Bío dos avalanchas dejaron decenas de aislados.

El Río Andalién, en las cercanías de Concepción crece un centímetro por hora y ya inundó las poblaciones Collao y Villa Nápoli.

La situación se ha visto favorecida por que cese la lluvia.

En la Sexta Región el intendente Raúl Herrera, dijo a Cooperativa que hay miles de damnificados y cerca de unos 800 albergados a raíz de la crecida especialmente de los esteros en el secano costero, que dejó aislados lugares de las comunas de Coltauco, Nancahua y Placilla. En Codegua se desbordó el estero y en los alrededores de San Fernando el Río Tinguiririca socavó el terraplén norte de la línea férrea que lo cruza. Los rieles se encuentran en este momento colgando, lo que obligó a suspender el tránsito ferroviario hacia el sur del país.

Igualmente fue socavado el terraplén norte del puente que va hacia Pichilemu, dejando la ruta cortada.

En la zona central la situación más grave se registra en la alta cordillera. En el Paso Libertadores se ha acumulado en los costados hasta cinco metros de nieve. La situación se hace más grave dado que hay vientos de hasta 120 kilómetros por hora, los que levantan un polvillo de hielo blanco impidiendo toda visibilidad.

En la madrugada cesó la nevazón, pero las temperaturas han bajado a niveles de 10 y 15 grados bajo cero, lo que transforma a la nieve en hielo y hace más difícil el despeje del camino.

En el lado chileno hay 36 personas aisladas, pero cuentan con alimentos para una semana al menos.

En la Región Metropolitana ha sido el sector oriente el que ha sufrido los peores estragos. Las siete piscinas de la quebrada de Macul están ha su máxima capacidad y personal de vialidad trabaja en el sector con maquinaria pesada. Sin embargo las autoridades piensan que no habrá ningún peligro para los sectores altos de Peñalolén y La Florida.

Hay calles como Quilín, especialmente en la intersección con Macul que se ha convertido en una especie de río urbano.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores