Niña internada en el Calvo Mackenna no consumió alcohol

Alcoholemia y escáner praticados a la menos descartaron la ingesta de alcohol y la presencia de golpes respectivamente, según lo informó a "El Mercurio Electrónico" el subdirector Médico del hospital, doctor Juan de Dios Reyes.

04 de Julio de 2000 | 10:05 | El Mercurio Electrónico
SANTIAGO.- Estable y fuera de peligro de muerte se encuentra la pequeña de un año y cuatro meses, Macarena Pallacán Muñoz, quien ingresó en estado de coma al hospital Calvo Mackenna el domingo pasado.

Según informó el subdirector médico de recinto, doctor Juan de Dios Reyes, el Servicio Medico Legal les informó que la alcoholemia practicada a la menor descartó la presencia de alcohol en su sangre, por lo que hasta el momento es un misterio la razón del coma que Macarena sufrió durante 24 horas.

Reyes informó que un escáner hecho a la niña descartó, también , golpes o mal trato "ya que un coma tan prolongado habría dejado señales evidentes", sostuvo.

Aseguró que el Servicio Médico Legal practica en estos momentos diversos exámenes a Macarena, "para determinar con precisión las razones del estado en que ingresó al Calvo Mackenna el domingo último, lo que puede tardar varios días más".

Pese a que el diagnóstico aún no se ha precisado, el doctor Reyes, sostuvo que las razones pueden ser múltiples y variadas; como un cuadro infeccioso o de una intoxicación distinta a la originada por el consumo de alcohol.

La niña fue rescatada junto a sus tres hermanos menores, en una modesta vivienda de la población Huamachuco Uno de Renca.

En las cercanías de la casa donde se encontraban los niños abandonados a su suerte en medio del frío y la lluvia, los padres de los infantes se hallaban en completo estado de ebriedad sin haber dejado de beber en todo el fin de semana, explicaron sus vecinos a la policía. Por esta razón, se pensó en un comienzo que habrían sido sus progenitores los que dieron alcohol a la pequeña.

La indefensión de la niña que era dejada abandonada, sin lavar y sin probar alimentos durante días, al igual que el abandono en que estaban el resto de sus hermanitos, motivó la reacción de los vecinos de la población que denunciaron estos hechos a Carabineros de la Séptima Comisaría de Renca.

El maltrato a que sometían a sus niños Juan Paillacán Durán, de 41 años de edad y su esposa Olga Muñoz, también de 41 años, obligó a que funcionarios de Carabineros los sacaran temporalmente de la casa y los llevaran hasta la 48a. Comisaría de la Familia desde donde fueron entregados al Servicio Nacional de Menores, Sename, quien se encargará de protegerlos.

El matrimonio fue detenido y puesto a disposición del Sexto Juzgado del Crimen.

Macarena quedó por orden de la titular del Sexto Juzgado de Menores, magistrada Ingrid Ahumada, bajo la tuición del Servicio Nacional de Menores, Sename, dependiente del Ministerio de Justicia.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores