Carlos Montes reconoce "limitado" resultado de Mesa de Diálogo

"La Mesa de Diálogo ha sido un debate profundo y un trabajo serio, aunque es cierto que todos esperábamos más", señaló el ex presidente del Congreso chileno, quien se encuentra en Italia para declarar ante el fiscal Giancarlo Capaldo en la instrucción del proceso por la desaparición de ciudadanos italianos en Chile.

06 de Julio de 2000 | 12:14 | EFE
ROMA.- El ex presidente del Congreso chileno Carlos Montes reconoció hoy en Roma que los resultados de la Mesa de Diálogo para la reconciliación en Chile son "muy limitados", pero "no suponen la impunidad" para los crímenes cometidos por el gobierno militar.

"La Mesa de Diálogo ha sido un debate profundo y un trabajo serio, aunque es cierto que todos esperábamos más", señaló Montes.

Para el diputado socialista, que presidió el Congreso hasta el pasado marzo, "es importante que los militares hayan reconocido por primera vez su participación en violaciones de los derechos humanos", lo que "ya es un primer paso", e insistió en que la Mesa no supone una "ley de punto final", al estilo argentino.

Montes viajó hoy a Roma para declarar ante el fiscal Giancarlo Capaldo en la instrucción del proceso por la desaparición de ciudadanos italianos en Chile, entre los que figura Giovanni Maino.

Su testimonio trata de arrojar luz sobre el destino de Maino, secuestrado el 29 de mayo de 1976, ya que ambos eran militantes del izquierdista Movimiento de Acción Popular Unitaria (MAPU), motivo por el que Montes fue detenido en 1980 y más tarde expulsado del país.

Los otros italianos desaparecidos que figuran en el sumario son Omar Venturelli, Juan José Montillo, Jaime Patricio Donato y Herminio Pizzini, aunque la lista final podría ampliarse hasta una treintena de nombres, según fuentes cercanas a la fiscalía.

Otros testigos que declararon entre ayer y hoy han sido Fresia Villalobos, esposa de Venturelli, Jorge Barudy, Lantaro Cabuquir y Luis Alberto Alarcón.

Alarcón, que testificó durante más de cuatro horas ante el fiscal Capaldo, fue expulsado de Chile en 1975 tras permanecer dos años en prisión, período del que conserva secuelas físicas debido a las torturas sufridas.

Alarcón señaló a la agencia EFE que "mientras las condiciones en Chile no cambien, buscaremos que se haga justicia en alguna parte del mundo", y valoró positivamente la iniciativa del juez español Baltasar Grazón para procesar al ex general Augusto Pinochet.

La secretaria general de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD) de Chile, Mireya García, que se encontraba hoy en Roma, señaló que el juicio podría comenzar "en dos o tres meses".

García, que participó hoy en una rueda de prensa en la Cámara de Diputados junto a varios parlamentarios italianos para apoyar el proceso que instruye la Justicia italiana, señaló que además de Pinochet figuran como imputados Manuel Moreno, ex jefe de la DINA y otros altos mandos del gobierno militar.

Subrayó tres factores que permitirían llegar al "juicio que todos queremos": la iniciativa del juez Garzón "que ha abierto la puerta" para procesos similares en otros países y la "actitud abierta" de los actuales gobiernos en Italia y en Chile.

La representante de los desaparecidos chilenos se reunió hoy con el subsecretario de Exteriores, Franco Danielli, a quien solicitó que el Estado italiano se persone como parte civil en el proceso, como ya hizo en el caso de los ciudadanos italianos desaparecidos durante la dictadura militar en Argentina.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores