Monseñor Errázuriz pide rebaja de penas

Tal solicitud al gobierno se inscribe dentro del deseo del Papa que en este año, el del Jubileo, se liberen a los presos. Mientras el prelado pidió excarcelar a quienes hayan cometido delitos "livianos", el diputado Julio Dittborn se mostró contrario a indultar a delincuentes.

09 de Julio de 2000 | 18:31 | ORBE/UPI
SANTIAGO.- El Arzobispo de Santiago, monseñor Francisco Javier Errázuriz, expresó su confianza en que el gobierno estudie la posibilidad de dejar libres a fin de año, a presos que cometieron delitos "livianos".

El prelado manifestó que la anterior administración (de Eduardo Frei) se cerró a esa posibilidad, pero se mostró optimista con la postura del Presidente Ricardo Lagos.

Dijo que sería importante diferenciar las sentencias que existen en el sistema carcelario. "No hay porqué hacer que todas las penas quiten la libertad a la personas, pues de esta forma se las aleja del núcleo familiar".

Errázuriz precisó que en el año del Jubileo hay que analizar la situación de los internos. "A veces una pequeña disminución en la pena, puede ser una consideración muy especial con gente enferma".

Indicó el arzobispo que existen varias formas para que los internos paguen a la sociedad sus culpas, explicando que es digno que estas inicitivas planteadas sean estudiadas profundamente por las autoridades.

Errázuriz deploró el trato que reciben de parte de la sociedad los reclusos en los distintos penales del país. "A mí me duele la forma en que muchos cristianos son tratados, como si todos fueran un peligro espantoso para la sociedad, todos unos criminales, yo creo que no se les debe marginar".

Aseguró que la Iglesia Católica desea la humanización de las cárceles en donde las personas puedan "rehabilitarse de verdad".

El arzobispo de Santiago hizo estas declaraciones tras presidir una eucaristía en la ex Penitenciría y en la que estuvo presente el director de Gendarmería, Hugo Espinoza, y el subsecretario de Justicia, Jaime Arellano.

ANTEPROYECTO

Espinoza se refirió al planteamiento de la Iglesia. Dijo que ante todo se debe esperar que la propuesta se materielice en un anteproyecto del ministerio de Justicia, y desde ahi, recibir las instrucciones para diagnosticar qué tipo de delitos y cuáles serían las penas de los reclusos que podrían verse beneficiados.

El jefe del servicio de prisiones relató que la iniciativa principalmente se refiere a conceder una rebaja a un porcentaje determinado de la población penal que se encuentra recluida y que está cumpliendo condenas por diversos tipos de delitos.

Sostuvo que en el cumplimiento de medidas como la libertad vigilada y la reclusión nocturna se han registrado notables avances de rehabilitación.

La autoridad carcelaria agregó que esta rebaja de penas se está aplicando en otros paises y, a su parecer, tiene una gran efectividad, pues "disminuye la reincidencia de los delicuentes que cometen delitos menores".

Aseguró que para mejorar el sistema carcelario en el país de manera rápida se están acondicionanado varias unidades penales. Explicó que en el penal de Copiapó se inviertieron 80 millones de pesos, que permitieron segregar a la población recluida, dividiéndola en tres sectores: uno de alta seguridad, otro de mediana y uno de baja.

TEMA INGRATO

El diputado de la UDI Julio Dittborn dijo que la petición hecha por el Papa Juan Pablo II, respecto de liberar a presos debido a la celebración del año del Jubileo "es un tema ingrato, ya que Chile atraviesa una delicada realidad en lo que es seguridad ciudadana".

El parlamentario de derecha sostuvo que incluso es contrario a indultar a delincuentes, aunnque no hayan cometido faltas graves, "ya que si alguien manejó ebrio alguna vez y no mató a nadie, puede que reincida en el delito y mate o hiera a alguien".

Diitborn precisó que, en el caso de Chile, una medida como ésta no se puede aplicar, especialmente con una violencia que aumenta año tras año.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores