Chile, el país más contaminado de América Latina

Según diversas organizaciones ecologistas, Chile se ha convertido en el país más contaminado de la región y acusaron a las autoridades de no hacer nada por acabar con esta situación.

14 de Julio de 2000 | 15:39 | EFE
SANTIAGO.- Diversas organizaciones ecologistas, entre ellas Greenpeace, aseguraron hoy que Chile se ha convertido en el país más contaminado de América Latina y acusaron a las autoridades de no hacer nada por acabar con esta situación.

"Frente al resto de los demás países de la región, Chile está terriblemente atrasado en materia de regulación de materias tóxicas", dijo Rosa Moreno, directora de la Campaña de Greenpeace contra el comercio de los desechos y productos tóxicos para América del Sur.

A juicio de Moreno, en Chile no existe conciencia del peligro que conlleva la utilización y transporte de los residuos tóxicos y existe nula información, tanto por parte de las autoridades como de los empresarios, de los efectos que estos producen en el medio ambiente.

"En el gobierno no existe mayor discusión de los residuos tóxicos pese a que las protestas de las comunidades se han hecho sentir desde hace muchos años", recalcó la dirigente ecologista.

Rosa Moreno señaló que no sólo Chile como país se ha transformado en una de las naciones con mayor contaminación tóxica de la región, sino que la populosa comuna de Pudahuel, en el noroeste de Santiago, está considerada como el ayuntamiento más contaminado del planeta, según una lista de la Organización Mundial de la Salud.

Moreno reconoció que la falta de recursos en Chile no permite un sistema de fiscalización y seguimiento de residuos tóxicos, pero denunció asimismo "que no hay ninguna voluntad" por hacer mediciones, controles o seguimientos para saber que está pasando con la toxicidad del medioambiente.

En este mismo sentido, el brasileño Marcelo Furtado, coordinador Internacional de Greenpeace en la campaña contra el comercio de desechos, productos y tecnologías tóxicas, dijo que Chile no ha ratificado la enmienda de Basilea que prohibe el envío de desechos tóxicos de países ricos a naciones en desarrollo.

"Además, este país no tiene una legislación nacional de desechos tóxicos y recién se estudia un proyecto de ley en el Senado de la República", apuntó Furtado.

El activista lamentó que en Chile no se respete el derecho que tienen las personas de saber qué se está utilizando como productos o elementos tóxicos.

En 1980, Greenpeace logró que los océanos dejasen de usarse como vertederos, pero después los residuos tóxicos comenzaron a enviarse a Africa y le siguieron los países de América Latina.

Sin embargo, y pese a todas las prohibiciones siguen ingresando a la región este tipo de desechos con el rótulo de "productos secundarios para el reciclaje", que en definitiva son productos tóxicos que tienen un 99 por ciento de desecho y sólo un uno por ciento de utilidad.

"En general, Sudamérica está bastante atrasada, hay problemas enormes en algunos países o ciudades donde prácticamente no hay ninguna fiscalización, las normas no se respetan", dijo por su parte Rosa Moreno.

Explicó que otro de los problemas en este ámbito son las dificultades para obtener información sobre los desechos que están arrojando las industrias y los tóxicos que utilizan.

Los dirigentes ecologista señalaron que Greenpeace lucha actualmente para que las industrias del mundo, especialmente las de los países en desarrollo dejen de utilizar sustancias letales, que afectan el sistema nervioso, causan cáncer y actúan como destructores hormonales.

Esta situación es denominada por los expertos "Contaminación de Orgánicos Persistentes".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores