Lagos sorprendido con dichos de almirante Arancibia

"Me extrañaría mucho que alguien esté molesto en circunstancia que todavía no ha hablado el presidente y el presidente no ha dicho lo que piensa", afirmó el jefe de Estado señalando que el aún no ha dado a conocer su opinión frente al tema.

14 de Agosto de 2000 | 17:53 | Upi, El Mercurio Electrónico
SANTIAGO.- Sorprendido se manifestó el Presidente Ricardo Lagos, ante la molestia del comandante en jefe de la Armada, almirante Jorge Arancibia, por la eventual disminución del presupuesto de las Fuerzas Armadas.

"Me extrañaría mucho que alguien esté molesto en circunstancia que todavía no ha hablado el presidente y el presidente no ha dicho lo que piensa", afirmó el jefe de Estado señalando que él aún no ha dado a conocer su opinión frente al tema.

La molestia de Arancibia radica en que si el gobierno disminuye los recursos para el sector, se generará un retraso en el desarrollo de proyectos como el Tridente y el Caza 2000.

Lagos precisó que no hay ningún problema "porque el Presidente aún no ha hablado". En su momento yo tomaré mi decisión y cuando la tome le voy a explicar al país porque la tome y en que consiste", recalcó el Presidente.

El Mandatario explicó que el jefe de Estado que no tiene ningún plazo para pronunciarse frente a la materia, salvo cuando se vea la Ley de Presupuesto.

Las opiniones del Presidente Lagos, responden a las molestias que causaron en sectores militares las supuestas restricciones y condicionamientos que impondría el gobierno a las compras de material bélico debido a dificultades económicas del país.

El jefe de la Armada, almirante Jorge Arancibia, dijo ayer, evidentemente molesto, que estaba mal y que lo único que lo tenía contento era la renovación de la consagración de la Marina a los Sagrados Corazones de Jesús y María.

Según el diario "El Mercurio", el gobierno pretendería que las fuerzas armadas resuelvan en conjunto la utilización de los recursos que reciben por las ventas de cobre, que anualmente son del orden de los 300 millones de dólares.

Las limitaciones presupuestarias a las fuerzas armadas afectarían sus planes de reposición de material obsoleto. En el caso de la Armada, Lagos recibió hace unos meses un proyecto denominado Tridente para la fabricación en astilleros chilenos de fragatas. El plan tendría un costo de unos 400 millones de dólares.

Por parte de la Fuerza Aérea, las dificultades económicas paralizaron desde el año anterior un plan de renovación de aviones, que inicialmente contemplaba un gasto de 500 millones de dólares.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores