Denuncian abusos de SEC e instaladores de gas

La inflexibilidad de la SEC, de acuerdo a los denunciantes, se registra en hechos como la seguridad en instalaciones de gas de cañería, la conversión a gas natural y los artefactos que funcionan con gas licuado en edificios de altura.

15 de Agosto de 2000 | 16:43 | UPI
SANTIAGO.- Graves problemas está provocando la actitud inflexible de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC) y los abusos de los instaladores de gas autorizados, según denuncias de autoridades municipales y vecinos del centro de la capital y de Ñuñoa.

La inflexibilidad de la SEC, de acuerdo a los denunciantes, se registra en hechos como la seguridad en instalaciones de gas de cañería, la conversión a gas natural y los artefactos que funcionan con gas licuado en edificios de altura.

En este último caso, la Superintendencia prohíbe cocinas, calefones y estufas a gas licuado en edificios de más de cuatro pisos, alegando que ello se debe a la condensación del gas en altura.

En todos los casos, la SEC obliga a que los afectados recurran a los instaladores autorizados por ésta, pero según los quejosos se están registrando toda clase de abusos, como ocurrió en una época con las plantas de revisión técnica de automóviles.

Marta Portillo, propietaria de un departamento en Monjitas con Mosqueto, indicó que tiene un calefón en una cocina con ventanas amplias a un patio de luz, perfectamente ventilado, pero la SEC le exige su cambio por otro aparato, pese a que el suyo es nuevo.

Como si fuera poco, le prohíben sacar un ducto de ventilación al amplio patio de luz de más de diez metros de ancho por unos 50 de largo y sin pared divisoria en su lado sur, lo que le da una mayor aireación todavía.

Según la Superintendencia eso se puede hacer en edificios de hasta seis pisos y éste tiene ocho.

Para peor, cada vez que se ha llamado a los instaladores de gas autorizados, éstos se niegan a ir, alegando que no les resulta beneficioso tratar con una sola persona y exigen que se les contrate para todo el edificio, alegó la denunciante.

La aplicación ciega y sin ninguna flexibilidad de los reglamentos fue denunciada por el alcalde de Ñuñoa, Pedro Sabat, quien se refirió al caso de unas 5.000 familias de la comuna, amenazadas de quedar sin el combustible, dado los gastos que implica el cambio a gas natural, que personas modestas no pueden solventar.

Sabat dijo que la municipalidad ha intentado comunicarse con la SEC, sin obtener ninguna respuesta.

En tanto, unas 60 familias de esta comuna podrían sufrir el corte de suministro de gas al no cumplir con las normas de SEC.

Según informó TVN, ninguno de los 22 edificios de la Villa Alemana de esta comuna tiene ductos de evacuación de gases y que la conversión a gas natural resultó inviable, según las normas del SEC.

Asimismo, el costo de construir los ductos de evacuación asciende a $40 millones por edificio, suma que según indican los vecinos no están en condiciones de pagar.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores