Detenidos banda de traficantes liderados por un peruano

La policía estableció que la organización criminal operaba desde 1990 en Perú y desde 1998 en el país.

01 de Septiembre de 2000 | 17:22 | Orbe
SANTIAGO.- La Brigada Antinarcóticos de la Policía de Investigaciones desbarató una organizacion criminal integrada por catorce individuos, entre ellos siete peruanos y un uruguayo, por su presunta responsabilidad en el tráfico de cocaína entre Perú y Chile.

Esto fueron identificados como los peruanos Víctor Escalente, de 33 años, cabecilla banda de traficantes ; su padre y hombre de confianza Teodoro Escalante, 63 años; Ronald Rivas, de 26, Walter Trujillo, de 27; Víctor Morales, de 27; Ever Cordero,25; Liz Trujillo, de 25, y el ciudadano uruguayo Alejandro Vivo.

Mientras que los otros aprehendidos, todos chilenos fueron personalizados como Patricia de la Barra, de 43 años; Alex Troncoso, de 24; Ziquel Castro, de 40; Alfredo García, de 30; Julio Brante, de 39; Ana Norambuena,de 36, y Mauricio Espinoza, 31.

La policía estableció además la banda que operaba desde 1990 en Perú y desde 1998 en el país era liderada por Víctor Escalante.

Posteriormente, junto a su padre Teodoro deciden trasladrse Chile, en mayo del 1999, debido que pesaban contra ellos una serie de órdenes de aprehensión pendiente por el tráfico de drogas. El otro motivo era continuar con la internación de cocaína.

Asimismo, para no levantar sospechas los dos peruanos utilizaban nombres supuestos el de Víctor Jaramillo ( el hijo) y Luis Escalente (el padre).

Una vez en el país, los dos comienzan a reclutar a ciudadnos chilenos y peruanaos con el fin de seguir internado cocaína desde Tacna a Santiago, la que era oculta en camiones y aclopados.

Sin embargo, el año pasado Víctor Escalante es detenido por personal de la Policía Civil con tres kilos de cocaína, siendo encarcelado en el Centro de Detención Preventivo Santiago Sur tras la resolucion del tribunal del Crimen Correspondiente.

En el recinto presidiario, el antes mencionado adquirió teléfono celular, con el cual dirigía las operaciones y utilizaba a su padre como hombre de confianza.

Este era considerado como la cabeza de uno de los más grandes carteles de su país. Todos ellos quedaron a disposición del Segundo Juzgado de Letras de San Bernardo.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores