Presidente Lagos se reunió con el almirante Arancibia

La reunión estaría relacionada con los acercamientos que está sosteniendo en Europa el ministro de Defensa, Mario Fernández, en relación con la busqueda de cooperación con Alemania para el desarrollo del proyecto. Con miras a reforzar esos contactos, viajará la próxima semana a ese país el subsecretario de Marina, Angel Flisfisch.

26 de Septiembre de 2000 | 22:48 | UPI
SANTIAGO.- El Presidente Ricardo Lagos recibió durante la tarde de hoy al comandante en jefe de la Armada, almirante Jorge Arancibia, con quien habría analizado el proyecto Tridente de la institución, que contempla la construcción, en un plazo de 10 años, de ocho fragatas en los astilleros de Asmar.

En el encuentro, que se extendió por más de 45 minutos, participó también el subsecretario de Marina, Angel Flisfisch. Arancibia se retiró de La Moneda sin hacer declaraciones, utilizando un acceso subterráneo, tal como lo hace el comandante en jefe del Ejército, general Ricardo Izurieta, para evitar el contacto con la prensa.

La reunión estaría relacionada con los acercamientos que está sosteniendo en Europa el ministro de Defensa, Mario Fernández, en relación con la busqueda de cooperación con Alemania para el desarrollo del proyecto. Con miras a reforzar esos contactos, viajará la próxima semana a ese país el subsecretario Flisfisch.

Cabe recordar que es precisamente el diseño de la fragata alemana Meko 200 el que se construiría en los astilleros navales de Talcahuano en el caso que el Presidente Lagos autorice la ejecución de la iniciativa.

En todo caso, el ministro Fernández adelantó en Berlín que la decisión final al respecto la adoptará el Primer Mandatario en "las proximas semanas".

La Armada tiene especial interés en iniciar cuanto antes este proceso, ya que prácticamente toda la escuadra nacional está en la obsolescencia. Con el proyecto Tridente quedarían fuera de servicio los últimos dos antiguos destructores con que cuenta la Marina, los que serían reemplazados únicamente por fragatas bien equipadas.

En este asunto prima también un criterio de eficiencia, ya que una fragata requiere alrededor de 150 efectivos para operar, mientras que los destructores, cumpliendo tareas similares, necesitan el doble de dotación.

Arancibia ha insistido en reiteradas ocasiones sobre los beneficios que traería para el país la construccion de las embarcaciones, y en especial para la Octava Región, ya que daría numerosos puestos de trabajo en esa zona.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores