Irrevocable retiro de Walter Riesco como "garante"

Gestión de Héctor Moya no persuadió a dirigente empresarial. Ayer se reanudaron los contactos entre el Gobierno y los transportistas.

31 de Octubre de 2000 | 08:30 | El Mercurio
La decisión del presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), Walter Riesco, de renunciar a su rol de garante en las negociaciones que desarrollan el Gobierno y los camioneros es "irrevocable".

Así lo advirtió ayer el propio dirigente empresarial luego que el líder de la Confederación de Dueños de Camiones, Héctor Moya, intentara, vanamente, convencerlo de retornar a la mesa de diálogo de la que también es garante el presidente del Senado, Andrés Zaldívar.

Riesco y Moya se reunieron privadamente durante una hora en la sede de la CPC, en Providencia, pero nada cambió el escenario configurado tras la breve crisis de la semana pasada.

Así, las negociaciones continuarán formalmente en los próximos días - ayer hubo una reunión preparatoria de carácter técnico- amparadas por los senadores Zaldívar (PDC), Julio Lagos (RN) y Sergio Bitar (PPD).

Estos últimos también ayudaron a restablecer el diálogo tras el paro de 60 horas que, a mediados de octubre, estuvo a punto de causar desabastecimiento en varias ciudades del país.

Aunque reiteró que las circunstancias que rodearon la sanción de Codelco a la empresa Transcopper - de la que Héctor Moya es socio- motivaron su alejamiento de la mesa tripartita, Walter Riesco planteó la disposición de la CPC para trabajar en las inquietudes gremiales que lo ameriten.

Un resignado Héctor Moya indicó que, al menos, la entidad participará en las reuniones técnicas con el Gobierno. No como garante, sino como un ente interesado en que el transporte de carga opere bien.

Lo que se buscaba con la participación de Riesco, explicó, era asegurar al país que su gremio no pretende un tarifado único, un monopolio ni congelar el parque del sector.

Críticas de Codelco A Walter Riesco

Pese a que sus 18 camiones trabajan normalmente llevando cobre desde la mina El Teniente al puerto de San Antonio, Transcopper sigue en el primer plano de este caso.

Claro que esta vez los protagonistas no son ni el Ministerio de Transportes ni Héctor Moya, sino el presidente ejecutivo de Codelco, Juan Villarzú, y Walter Riesco.

Luego que este último renunciara a su rol de garante, por estimar que Codelco actuó con "maniobras menores" y un "acto de represalia" al dilatar el castigo contra Transcopper por no trabajar durante el paro de octubre, Villarzú respondió ayer lamentando que "un alto dirigente empresarial distorsione los hechos y aparezca favoreciendo las soluciones de fuerza".

El responsable de la mayor empresa estatal del país se refirió así a la carta que Walter Riesco envió a Andrés Zaldívar para explicarle los motivos que lo llevaron a dejar la función de garante.

En momentos en que se desconocía la sanción que Codelco aplicaría a Transcopper - al final fue una multa de US$4.860 en vez de la caducación del contrato- y las negociaciones estaban estancadas, la semana pasada, Riesco escribió a Zaldívar que "lamentablemente no se advierte en determinadas autoridades de Gobierno una clara voluntad para resolver con la urgencia que se requiere problemas de tanta trascendencia".

Ayer el presidente de la CPC precisó que haber suspendido el contrato de la empresa de Moya (paso previo a la multa), "además de ser una presión que no resulta adecuada, constituye un escollo para llegar en definitiva a un acuerdo en lo que es el centro de la cuestión, que son los planteamientos que ha hecho el gremio de los transportistas. No podemos estar sujetos a este tipo de maniobras de algunos funcionarios de gobierno".

Para Villarzú, sin embargo, los hechos desmienten las "interpretaciones intencionadas" de Riesco, ya que el mismo 17 de octubre (día en que comenzó el paro) Codelco advirtió a sus contratistas que evaluaba acciones pertinentes ante la suspensión de los fletes.

El día 23, en tanto, se pidió a todas las empresas involucradas que hicieran sus descargos frente al paro que protagonizaron durante 60 horas.

Todas argumentaron razones de fuerza mayor, salvo Transcopper. Esta última explicó que le era imposible no adherir a la causa de los camioneros

Luego de evaluar estos antecedentes, además de la impecable actuación de la empresa en el pasado, Codelco decidió multarla "en conformidad con las disposiciones del contrato", puntualizó Villarzú.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores