Guzmán descarta renunciar al caso ante presiones

El juez especial Juan Guzmán, quien ordenó el proceso y detención del ex militar Augusto Pinochet el viernes pasado, declaró hoy que no renunciará a seguir con el caso en sus manos, a pesar de las presiones que ha recibido en ese sentido de parte de la defensa del militar retirado y de la derecha local.

03 de Diciembre de 2000 | 20:19 | DPA
SANTIAGO.- El juez especial Juan Guzmán, quien ordenó el proceso y detención del ex militar Augusto Pinochet el viernes pasado, declaró hoy que no renunciará a seguir con el caso en sus manos, a pesar de las presiones que ha recibido en ese sentido de parte de la defensa del militar retirado y de la derecha local.

El magistrado encausó a Pinochet como autor intelectual y coautor del delito de secuestro calificado en 19 casos de desaparecidos y de 53 ejecutados en el caso "Caravana de la muerte" (ocurrido a fines de 1973), y ordenó encargatorias de reo contra los otros seis imputados en el caso aumentando su responsabilidad penal a homicidio calificado.

Guzmán sorprendió a todos con su decisión ya que no esperó la realización de los exámenes psiquiátricos y neurológicos que él mismo había ordenado y tampoco practicó una declaración indagatoria. La acción generó críticas de la defensa, la derecha y los uniformados.

En declaraciones a Radio Bio-Bío de Santiago, el magistrado dijo que su decisión actuó a plena conciencia y que se ajustó a derecho, sin pensar en las eventuales repercusiones que pudiera traer con posterioridad.

Las palabras las emitió en las afueras de su vivienda particular, hasta donde llegaron unos 40 miembros del "Movimiento Vitalicio Augusto Pinochet" para protestar por su decisión, quienes entonaban: "Juez Guzmán, vergüenza nacional".

Aunque la casa estaba custodiada por la policía, Guzmán accedió a salir a dialogar con los manifestantes y aceptó la carta que le llevaba el líder del Movimiento, Marcelo Cabrera, en la cual le pedían su renuncia a la causa.

Los manifestantes opinaron que la decisión fue motivada por la divulgación de la carta de apoyo a la presidenta del Consejo de Defensa del Estado (CDE), Clara Szczaranski, querellante en la causa y quien ha sido objeto de una campaña de desprestigio por sectores derechistas.

Por el incidente de la misiva, la Corte Suprema deberá resolver si sanciona al magistrado. El tribunal dispondrá mañana lunes del informe que pidió al juez Guzmán al respecto, y entonces ya estará en condiciones de resolver.

Ayer, la defensa de Pinochet y partidos de la derecha chilena iniciaron una ofensiva, con quejas judiciales y acusaciones políticas para remover del caso al magistrado.

Mientras el hijo menor del senador desaforado, Marco Antonio Pinochet Hiriart, sostuvo que su padre es objeto de una campaña de persecución política; el asesor del militar retirado, abogado Fernando Barros, ratificó que Pinochet no ha sido notificado de su detención.

El profesional agregó que no se sabe si esto ocurrirá en los próximos días, pues primero debería verse la apelación presentada el sábado, la cual podría ser resuelta este lunes y anular la orden de procesamiento.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores