Iglesia chilena pide que Navidad sea un momento "de paz y perdón"

El arzobispo de Santiago, monseñor Francisco Javier Errázuriz, formuló este domingo un llamado a que esta Navidad sea un momento "de paz y también de perdón", durante el mensaje difundido en la tradicional Misa de Gallo oficiada en la Catedral Metropolitana.

25 de Diciembre de 2000 | 09:34 | AFP
SANTIAGO.- El arzobispo de Santiago, monseñor Francisco Javier Errázuriz, formuló este domingo un llamado a que esta Navidad sea un momento "de paz y también de perdón", durante el mensaje difundido en la tradicional Misa de Gallo oficiada en la Catedral Metropolitana.

"También la Iglesia en Chile, en este año santo, pidió perdón al Dios de misericordia porque en la historia, hijos suyos habían caído en múltiples contradicciones con el Evangelio", señaló el prelado en su homilía recordando la ceremonia del 24 de noviembre cuando la Iglesia chilena pidió perdón ante las violaciones a los derechos humanos.

Agregó que "en el espíritu del Jubileo, imploremos en esta hora de gracia a la Santísima Trinidad un gran don. Que esta Navidad sea una noche de paz y también de perdón. Que Belén sane nuestras llagas, las del presente y del pasado (...)".

El prelado pareció aludir así a los encuentros y desencuentros que provoca en el país el procesamiento del ex dictador Augusto Pinochet, quien el miércoles comparecerá ante el juez Juan Guzmán Tapia, que lo someterá a interrogatorio, previo a los exámenes médicos y neurológicos que se efectuarán el 22 de enero.

El general de 85 años es acusado de "participación culpable" en los homicidios y secuestros de la "Caravana de la Muerte", una comitiva militar que fusiló a 75 presos políticos en cinco ciudades en octubre de 1973, un mes después del golpe que lo instaló en el poder.

Monseñor Errázuriz expresó que "hemos intuido incisivamente que Dios vino al mundo porque sabía que mientras no lo conociéramos, tampoco lograríamos descubrir plenamente lo que somos, nuestra sorprendente dignidad. Sólo así lograríamos superar problemas sociales, terminar con esclavitudes y violencias, acabar con opresiones, injusticias, odios y venganzas".

Agregó que "es verdad que tenemos muchas carencias y que necesitamos ser purificados, pero hoy nos embarga un sentimiento aún más fuerte que el de nuestra propia debilidad. Llegamos a la Nochebuena del año 2000 con un corazón profundamente agradecido".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores